“Servicio de oración”



Nadie puede interferir en la obra que Dios hace en el corazón de una persona, por eso no podemos seguir condenando a la gente, eso no les ayudará a cambiar. Dejemos que el Espíritu Santo sea quien haga la obra, no es nuestro trabajo castigar, porque si Jesús no lo hace, ¿quiénes somos para hacerlo? Dios está haciendo grandes cosas en las personas y especialmente, en los jóvenes. A continuación un testimonio que nos alentará la fe y a seguir creyendo en lo que Dios es capaz de hacer.

Testimonio joven Lewis Roa: “En mi adolescencia yo fui a muchas iglesias pensando que podía encontrar tranquilidad, pero siempre me decepcionaron, me traicionaron y me causaron dolor, por eso no quería saber nada de Dios. En diferentes ocasiones intenté quitarme la vida, pero Dios siempre me rescataba. En una oportunidad estaba en mi cuarto con un cuchillo y quería matarme, sentía como los demonios me hablaban. En ese momento lo único que dije fue: “Jesús si tú existes, quítame este dolor”. Al instante sentí que alguien me abrazaba y me decía “yo existo y te amo”.

“Luego de esa experiencia con Jesús, seguía con una doble vida, a pesar de que comencé a predicar en todo lugar, vivía como un fariseo, como un religioso. A pesar de que oraba e intercedía, estaba lejos de Dios. Aquí en esta iglesia conocí el amor de Dios y entendí que a pesar de darle la espalda muchas veces, Jesús me seguía amando. Doy gracias a Jesús que me libertó de esa doble vida y puedo decir que soy libre. Debes elegir entre desfallecer o seguir adelante con la prueba que Dios te ha dado”.

Deja de ver el pecado y ve lo que Dios está haciendo en medio de las tinieblas, Jesús está cambiando vidas para bien. Una experiencia con Dios marca tu vida para siempre, jamás serás el mismo. Alégrate y regocíjate porque vienen cosas grandes para Venezuela.