“Servicio de oración”

La oración efectiva es aquella que te conmueve en tu espíritu y que te levanta para seguir adelante. En el Getsemaní, Jesús clamó con más ímpetu y fuerza, oró como jamás lo había hecho. En estos tiempos no podemos orar con desánimo, estemos apercibidos.

No podemos negar la realidad, la realidad se acepta y con la oración se cambia. La circunstancia no la podemos negar, porque la negación no es la vía para cambiar algo, no funciona. La negación no es fe, es metafísica y la fe no niega la realidad, la cambia.

Jesús vio una realidad: la cruz y que uno de sus discípulos lo traicionaría, en seguida dobló sus rodillas y oró intensamente. La única manera para que salves tu matrimonio, tu familia y a tu país es orando.

La oración es la principal arma de una iglesia y de un creyente; la oración hace de lo imposible lo posible. La angustia nos impulsa a realizar oraciones genuinas y efectivas que salen del corazón. Clama a Dios y obtendrás una respuesta, si tienes que dejar de hacer algo, déjalo y dedícale tiempo a la oración.

Santiago 5:16 “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho.

¡Dios nos va a bendecir! La victoria ante las circunstancias es producto de la oración. La oración puede cambiar un país devastado, la oración eficaz del justo puede mucho.