“Ya no vivo yo”

Jesús te escogió para un propósito y Él te ha desatado de toda limitación. Tengamos fe que Venezuela va a salir de cualquier tribulación, porque Jesús es especialista en cambiar toda situación. Debemos tener la valentía de ir a desatar la gloria de Dios en las comunidades de Venezuela y pelear por nuestras victorias. Dios hoy te dice que debes retomar tu fe y la manera de hacerlo es mirando al frente y no mirar atrás.

Fijemos nuestra mirada el milagro por el que estamos luchando y tengamos fe. Hay un solo camino y es el angosto; es el más difícil, pero si caminamos con Jesús, será más fácil.

La única forma de que la Palabra llegue al corazón de la gente es que Jesús esté con nosotros. La mayor revelación consiste en saber que cuando servimos a alguien estamos sirviendo a Jesús también. Lo que hagamos, que sea por amor a Jesús; todos tenemos que hacerlo con amor y misericordia. Somos dependientes de la gracia y misericordia de Dios. Asimismo, miremos a los demás como superiores a nosotros mismos.

Lo que sembremos es lo que vamos a cosechar. No ensuciemos nuestros corazones con chismes y murmuraciones; tenemos mucho trabajo como para estar pendientes de lo que hacen los demás. Nuestro llamado es orar por el que esta caído, Dios no nos llamó para juzgar ni condenar a los otros. Cuidado con lo que oyes, dices y hablas de tu prójimo.

Disfrutemos nuestra vida en el servicio, sin buscar la gloria del hombre; ya hay un protagonista, y ese, es Jesús. Alcanzaremos nuevos niveles de fe y gloria, Para ello debemos renunciar a muchas cosas para obtener grandes victorias. Necesitamos morir a nuestros deseos e intereses para que nuestro país surja. Así, no podemos permitir que alguien tenga una necesidad y no tener carga por esa persona.