“Un cambio de temporada” (Ayuno Nacional Por Venezuela)

El hombre espiritual está siendo equipado y fortalecido para la batalla, debemos preocuparnos porque el hombre interior esté bien, no el exterior, porque si ganamos en lo espiritual, ganaremos también en lo físico. Cuando ayunamos y oramos no solo es equipado el hombre interior, el exterior recibe visión  para conocer lo que es bueno y malo, y logramos entender los tiempos de Dios.

Cuando la Iglesia ve lo que Dios está viendo, empieza a observar que vienen días de gloria, pero si el hombre natural está viendo, empieza a hablar de lo que las circunstancias están mostrando, no percibe las cosas que son del Espíritu, porque para él son locura. Cuando Dios va a comunicar algo se lo habla al espíritu, pero si ese hombre interior está ciego y sordo no logrará entender, hay cosas que el cielo quiere hacer, pero si la Iglesia no quiere, no las hará.  Que peligroso es no oír y captar los tiempos de Dios, hay un cambio de temporada, este problema no es eterno, si te conectas al hombre interior lograrás ver que este problema tiene fecha de expiración.

Cuando hay un cambio de temporada en el corazón de Dios, aquel que está conectado a Él puede sentir lo que hay en su corazón. La Palabra de Dios dice, el que tiene oídos para oír oiga, allí se estaba refiriendo al hombre de adentro, la Iglesia tiene que dejar de oír y ver con el hombre exterior, porque Dios comunica su Palabra al hombre que está adentro. No importa que el hombre exterior nos diga que estamos locos arriesgándolo todo, obedezcamos a la voz del Espíritu, allí se forma todo lo que va a pasar en lo físico.

Daniel 2:20-21: “Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos”.

Hoy puedes tener una mala temporada y creer que esa temporada va a seguir, pero el cielo puede estar diciendo que llegó su fin, clamemos con fe, captemos con el hombre interior lo que Dios quiere decir, el cambio de temporada que traerá. Daniel pudo captar orando un cambio de temporada de un rey  y esos cambios no los decide el hombre, sino el cielo, Daniel pudo ver en el hombre interior que Dios es quien gobierna

Daniel 4:1-2,6-7: “Nabucodonosor rey, a todos los pueblos, naciones y lenguas que moran en toda la tierra: Paz os sea multiplicada. Conviene que yo declare las señales y milagros que el Dios Altísimo ha hecho conmigo… Por esto mandé que vinieran delante de mí todos los sabios de Babilonia, para que me mostrasen la interpretación del sueño. Y vinieron magos, astrólogos, caldeos y adivinos, y les dije el sueño, pero no me pudieron mostrar su interpretación”.

Pablo dijo: “esta breve tribulación momentánea, produce en mí un mayor peso de gloria”, cuando ayunas y oras tus oídos y ojos son abiertos, porque Dios le revelará a aquellos que estén conectados a lo espiritual, pero si el de adentro está ciego y sordo le parecerá locura, porque el hombre interior contradice al de afuera. Generalmente lo que el cielo dice, al hombre le parece locura, porque cosa que oído no oyó, ni ojo vio son las que Dios ha preparado para los que le aman.

Daniel 4:8,17,27: “hasta que entró delante de mí Daniel, cuyo nombre es Beltsasar, como el nombre de mi dios, y en quien mora el espíritu de los dioses santos. Conté delante de él el sueño, diciendo:… La sentencia es por decreto de los vigilantes, y por dicho de los santos la resolución, para que conozcan los vivientes que el Altísimo gobierna el reino de los hombres, y que a quien él quiere lo da, y constituye sobre él al más bajo de los hombres… Por tanto, oh rey, acepta mi consejo: tus pecados redime con justicia, y tus iniquidades haciendo misericordias para con los oprimidos, pues tal vez será eso una prolongación de tu tranquilidad…”

El que estaba oyendo era el Daniel espiritual, debido a que pudo interpretar el sueño, entender el cambio de temporada de Nabucodonosor. El cielo ha sentenciado un cambio de temporada para ti, para que entiendas que el que gobierna es el Rey de reyes, porque cuando el clamor de los desvalidos llega al cielo, se levanta para hacer un cambio de temporada, cuando el pobre, la viuda y el niño sin comer claman, el cielo se levanta para hacer justicia. Aunque la visión tardare espérala porque sin duda llegará, vienen días de gloria, aunque no veas sigue creyendo, lo que estamos viviendo no es eterno, esta temporada tiene fecha de expiración. ¡Venezuela la noche esta avanzada y se acerca el día!