“Somos Facilitadores de Jesús”

Si sigues buscando la religión encontraras la muerte espiritual. Se debe separar a Jesús de la religión, Jesús es el autor y consumador de la fe y salvador de la humanidad. Debes sembrar es una relación con Jesús.

No salimos a las calles a dar una religión sino a dar vidas. “El Evangelio Cambia” es la representación de Jesús. Ninguno que se interponga entre Jesús y la gente, será bendito ni prosperado. Las dogmas religiosas deben terminar porque no cambian a nadie. El único que transforma al individuo es Jesús. Las normas lo que hacen es cambiar tu forma de vestir, pero no tu corazón.
La gente piensa que para Jesús sane debe tener toda la información médica, pero no es así, solo debes creer y serás sanado. Él tiene el poder para sanar cualquier cuerpo enfermo. Jesús está buscando que creas en Él.

Si vas a ser seguidor de Jesús, no condenes porque Él no condenó al mundo, sino vino a sanar y salvar. Esa es la misma actitud que debes tener en la calle cuando prediques. No eres un condenador, deja ese trabajo a los religiosos.

Cada vida que recibe a Jesús es una historia. Es dramático ver como Jesús cambia vidas en días, lo que en años no pudo hacer un psicólogo o un terapeuta, porque el hombre no puede cambiar a otro hombre. Jesús te creó, Él sabe qué cambiar de ti para convertirte en la persona que debes ser.

¡No hay tiempo que perder!, Jesús dijo que es necesario hacer las obras de quien le envió. Jesús vino al mundo a salvar a los pecadores, no vino a hacer religiones, ni ser el rótulo de una organización. Todo aquel que cree en Jesús como su Señor, no se une a una norma religiosa, solo lo busca a Él.

Un día escuché que quién conoce a Jesús es verdaderamente libre. Ahora, conozco el Camino, porque veo a Jesús. En el país hay miles de personas que están diciendo: se acabó la religión, voy a amar a Jesús y haré que mi vida valga. Ustedes son personas que aman a Jesús, Él es lo más grande que le ha pasado a la humanidad. ¡Vive para adorar y hablar de Jesús!
En este país habrá una revelación de Jesús, porque hay vida y abundancia en Él. No hay quien pueda amarnos como Dios nos ama y no hay nadie que haya hecho lo que hiciste, no hay otro nombre dado a los hombres por quien podamos ser salvos.