“Servicio de oración y testimonios”

Testimonio de Miguel Ceballos: “Hace  aproximadamente 8 años, yo tenía una relación con una persona, quedó en estado, pero abortó, luego volvió a quedar embarazada y nació una niña, pero a los días mi hija falleció. Fue allí donde sentí una gran desesperación y lo único que le pedí a Dios fue que me llevara a una iglesia donde se le alabara en espíritu y verdad. Entonces, vine a la iglesia Maranatha. En ese tiempo mi madre sufrió un infarto que la dejó en terapia intensiva, allí escuché la voz de Dios que me decía “No temas y cree en la palabra que te he dado”. Aunque la gente me decía que estaba loco por creer en Dios, empecé a confiar en Él. Los médicos nos informaron que mi madre había fallecido y la trasladarían a la morgue, pero minutos después el doctor me llamó y me dijo que mi madre estaba viva, Dios la revivió”

Testimonio de Nell Palomo: “Al nacer tuve un infarto y permanecí meses en una incubadora, después de eso empecé a sufrir una enfermedad en el corazón. Muchos médicos no me daban oportunidades de vivir y me colocaron un marcapaso. Al pasar el tiempo fui a una consulta con el cardiólogo y al revisarme se dio cuenta que el aparato no servía y que mi corazón latía sin ningún problema. Dios me sanó”

Testimonio del joven Jhor: “Yo consumía drogas, pero siempre había una persona de la iglesia que me decía que Dios me amaba y debía cambiar. Entonces acepté a Jesús como el Señor de mi vida y comencé a predicar en las calles. En una oportunidad, le quise hablar de Jesús a un joven que consumía drogas y volví a caer en ese vicio. Dios no me condenó y me llenó con su amor,  ahora soy una nueva persona, desde ese momento no consumo esas sustancias”