Servicio de Oración (Testimonios)



Testimonio de Vida: “Mi mamá era santera y palera. A medida que fue pasando el tiempo, mi mamá me introdujo en ese mundo a mí y mis hermanas. Ella y yo no podíamos hacer otra cosa, pues no conocía de la Palabra de Dios. Un día, mi abuela me invitó a salir y en la plaza de Guacara nos encontramos a El Evangelio Cambia. Un día yo le dije a mi mamá que quería quitarme la pulsera de santería, pues no quería que mis compañeros me vieran raro. Todos los días yo oraba para que mi mamá se convirtiera y hoy estoy viendo los resultados. Mi mamá comenzó a escuchar la Palabra de Dios, pero temía que le sucediera algo malo.”

Testimonio de Vida: “Cuando todavía estaba en el mundo de la santería me consulté con un padrino, porque creía en la santería por más de 17 años.  Luego de renunciar a esta creencia, mientras dormíamos se metieron a mi casa y me robaron todas mis pertenencias.  Un día llegó a mi comunidad El Evangelio Cambia y mi primera impresión fue decir “son unos locos”, pero luego de ese día Jesús tocó mi corazón y ahora soy su servidora.”

Testimonio de vida: “Yo estuve un tiempo a Puerto Ordaz y decidí venirme a Valencia. Mientras venía de camino en el autobús sentí algo extraño y fue cuando me di cuenta que la unidad estaba siendo secuestrada. Yo jamás había orado, pero ese día comencé a interceder y todas las personas repetían la oración, entre mis palabras yo le pedía a Dios que me hiciera sentir su presencia. Más tarde uno de los delincuentes me pidió que me levantara y saliera del autobús. Lo hice sin ningún temor, pues sentía la presencia de Dios. Uno de ellos pisó una Biblia y les dije que no lo hiciera, él me preguntó por qué, pues según ellos era un demonio igual que ellos, pero yo les dije que era cristiano. Uno de ellos me pidió que me fuera con ellos, entre lágrimas, le pedí a Dios que me dejaran en libertad, ellos escucharon mi oración y me liberaron. A partir de ese momento comencé a seguir los caminos de Jesús.”