Serie El Poder para hacer riquezas (Parte III) Tema: El plan financiero de Dios para tu vida

Génesis 3:17-20: “Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y cardos te producirá, y comerás plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. Y llamó Adán el nombre de su mujer, Eva, por cuanto ella era madre de todos los vivientes”.

Dios puso a Adán bajo un pacto de bendición en el que vivía en la tierra, pero por la desobediencia la tierra fue maldita. La que fue maldita por causa del pecado, no Adán. Esta tierra le produciría resistencia al hombre para prosperar. De esta forma, salieron de una atmósfera de bendición a una de maldición. Hubo un cambio de ambiente sobrenatural, de bendición a maldición. Pero, Dios consigue la forma de anular la maldición en los hijos que le obedecen, y es a través de retornar la bendición a estos. Al estar bajo maldición – producto de desobediencia a Dios –, usted está empoderado para fracasar; y, si está bajo bendición – producto de la obediencia a Dios –, está empoderado para tener éxito.

Su bendición es activada cuando hace la voluntad de Dios, no la suya. Esto es una decisión que debemos tomar: escoger entre la bendición y la maldición.

Deuteronomio 28:1-2: “Acontecerá que si oyeres atentamente la voz de Jehová tu Dios, para guardar y poner por obra todos sus mandamientos que yo te prescribo hoy, también Jehová tu Dios te exaltará sobre todas las naciones de la tierra. Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios”.

Si estudiamos la Palabra de Dios, podemos notar que Él nos dejó un plan perfecto para tener éxito en todas las áreas. A Él no se le pasó nada por alto, porque ya conocía todo lo que usted habría de enfrentar – en cualquier área de su vida –. Dios tiene mucho que decirnos en el área financiera. Sucede que cuando atravesamos crisis y momentos difíciles económicamente, solemos obviar esos temas y no hablar nada al respecto. Es algo que necesariamente debemos tratar y no podemos callarlo. Dios es confiable.

Malaquías 3:6-15: “Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos? ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos. Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová. Y dijisteis: ¿Qué hemos hablado contra ti?  Habéis dicho: Por demás es servir a Dios. ¿Qué aprovecha que guardemos su ley, y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos? Decimos, pues, ahora: Bienaventurados son los soberbios, y los que hacen impiedad no sólo son prosperados, sino que tentaron a Dios y escaparon”.

El plan de Dios, siempre estará acompañado de una promesa. Muchos otros pueden prometerte algo, pero ninguno podrá darte una plena garantía de que cumplirá con lo dicho; en cambio, Él SIEMPRE cumple lo que promete. Su plan, siempre es igual para todos. Si tú le obedeces y crees, Él te va a bendecir.

Dios establece en su Palabra el acto de diezmar y ofrendar para activar la bendición de Dios. Esto no se trata de cantidades, sino de obediencia. Si usted tuviese solo Bsf. 10, su diezmo es de Bsf. 1. Este es uno de los planes que Dios tiene para sacarte de tus crisis, y deudas. Este principio aplica para todos.

Hay cosas que tú mismo necesitas conquistar. Una de estas cosas, es la bendición de Dios. Esto implica trabajo. Dios destinó los diezmos para el sostenimiento de su iglesia y el avance del Reino de los Cielos en la tierra.

¿Cuáles son las promesas que Dios hace?

Malaquías 3:10: “…abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde”. Esta es una expresión para decirte: “Todo lo que tú tienes, proviene de mí”.

Las promesas que Dios hace, son las siguientes:

  1. Dios te va a prosperar sobreabundantemente.
  2. Él te protegerá del devorador.
  3. Nada de lo que hagas, será estéril.
  4. Dios te honrará

Ya Dios te bendijo, ¡Activa tu bendición, a través de la obediencia a Su Palabra! ¡Dios es confiable!

¿Qué sucedió cuando Adán desobedeció? Entró en maldición. Lo que logres hoy, no sabes si mañana lo tendrás, pero cuando tienes un logro en Dios, tienes una victoria asegurada. Así como un padre, Dios recomendó al pueblo de Israel que escogieran la bendición. Lo que él bendice, nadie lo puede maldecir; y lo que Dios levanta, nadie lo puede derribar. Si no creen, ¡pruébenlo! Sí funcionará.

Zacarías 1:3: “Volveos a mí, dice Jehová de los ejércitos, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos”.

El plan de Dios es mejor que cualquier otro para salir de todas las adversidades y crisis. Aun en el pueblo de Israel había personas que dudaban de las palabras de Dios. Hay una gran diferencia entre el que le sirve a Dios y el que no. Necesitamos llevar los diezmos al alfolí para activar la bendición en el área financiera.

 

Pastor Francisco Barrios – viernes 16 de septiembre de 2016