“¡Que resplandezca Jesús!”

Juan 1:1: En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.

Cuando tu estas en Cristo, la luz resplandece y las tinieblas no resplandecen contra ella. En este 2015 vas a prosperar, porque las tinieblas no prevalecerán. Tenemos un llamado de Dios para salir a las calles y resplandecer con la luz de Jesús. El mundo quiere escuchar la buena noticia, no la mala noticia. El mundo quiere que su corazón se alumbre, pero quien puede hacerlo es la iglesia. Los hombres están anhelando salir de la oscuridad.

El mundo está caminando a tientas, no saben a dónde dirigirse, pero la iglesia tiene el deber de ir a cada hogar para predicar la palabra de Dios, alumbrando con la luz de Jesús, resplandeciendo en los hogares y corazones.

Todas las cosas por medio de Jesús fueron hechas y nadie puede heredar la salvación si no tiene esa luz. La iglesia tiene el gran compromiso de ir con la luz de Jesús a todos los corazones, porque nadie podrá ser salvo y conocer la luz de Dios sin conocer a Cristo.

Jesús es la luz de todos los hombres, por eso no podemos dejar a nadie sin que resplandezca su luz de salvación a todo ser humano no solo en Venezuela, sino en Latinoamérica y todo el mundo. Tenemos el gran compromiso de llevar su Evangelio, solo Jesús puede alumbrar a estas personas y Él sea conocido en todo lugar.

En el 2015 Jesús saldrá en todo lugar, tú eres la lámpara de Dios. Más personas saldrán a predicar, por eso las tinieblas no prevalecerán. La luz no es una energía eléctrica, dogma y doctrina, es una persona y se llama Jesús. La enfermedad, el pecado, la inmundicia, el fracaso, la derrota, la depresión, la escasez y ninguna otra obra del diablo permanecerán.

Hay una luz resplandeciendo porque hay miles con Jesús en el corazón. Deja de tratar de cambiar las cosas afuera, en primera instancia, porque Jesús vino a cambiar el corazón de los hombres.

Juan fue enviado como una lámpara porque cuando habla el profeta la luz de Jesús resplandece. Juan representa a la iglesia que proclama la luz de justicia que Dios hará en la tierra, preparando los caminos del Señor. Eso quiere decir que tenemos un llamado para anunciar tiempos de paz y refrigerio al mundo.

Confía en el poder de Jesús para cambiarte, si estás luchando por cambiar a la fuerza debes arrepentirte, porque el único que puede transformarte y resplandecer en ti es Jesús. No importa cuánto ayunes y ores, deja que Jesús alumbre tu vida y corazón.

Juan 1:112-13: “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

Dios nos envía con la luz del Evangelio a un mundo de oscuridad, entonces si cambias a la luz verdadera por la falsa. No necesitas hacer una disciplina evangélica o religiosa solo debes arrepentirte de corazón, porque en el corazón está el centro de tus decisiones. Llorarle, implorarle y decirle que sin El estás perdido y es todo en tu vida. En el momento que te humillas vendrá a sanar tu corazón, porque Jesús no puede resistir un corazón humilde.

Hay que dejar que Jesús resplandezca y nos guíe a toda verdad. Hay personas que crean una dependencia con el Pastor o líder, alejándose de Jesús.

1 Pedro 2:9-10: “Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable vosotros que en otro tiempo no erais pueblo, pero que ahora sois pueblo de Dios; que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia, pero ahora habéis alcanzado misericordia.”

“La luz admirable” es la luz de Jesús y Él resplandeció en nuestros corazones para que anunciemos las virtudes de aquel que nos llamó. Alguien en ti, Jesús- debe causar admiración en quienes te ven. Porque Jesús no vino a tu corazón para que seas el mismo toda la vida, porque si no cambias, entonces la luz que habita en ti no es verdadera. Cuando en ti resplandece Jesús toda tiniebla en ti es echada fuera. Jesús con su luz nos arropó con su luz y nos concedió cosas que no merecemos.

2 Corintios 4:1-5 :Por lo cual, teniendo nosotros este ministerio según la misericordia que hemos recibido, no desmayamos. Antes bien renunciamos a lo oculto y vergonzoso, no andando con astucia, ni adulterando la palabra de Dios, sino por la manifestación de la verdad recomendándonos a toda conciencia humana delante de Dios. Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.”

No desmayamos, somos un instrumento para ser formado por Dios. Renunciamos a todo lo oculto para que en nosotros resplandezca Jesús y así predicar el Evangelio que es la gloria de Dios. El poder del Evangelio es Jesús, porque al resplandecer toda tiniebla es reprendida. Dios manifestó a Jesús en nuestros corazones para que tuvieras el conocimiento de Dios, en la faz de Jesús, porque el venció toda tentación entonces si queremos vivir en victoria en la tierra. Pero Dios nos regalo a Jesús para que comprendiéramos la voluntad de Dios y la forma como logró vencer al diablo. Si en tu corazón está sentado Jesús, también puedes vencer a Satanás, mientras tu vida sea para Dios, tendrás victoria.