¿Qué hacer en el Año de los Redimidos del Señor?

Dios ha anunciado un tiempo que será determinado por la misma boca de Dios, no te límites en tu incredulidad, porque al dudar de lo que Dios dijo, dudas de Él.


¡Cuando Dios anuncia un tiempo debes aprovecharlo!


En los próximos meses lo que diferenciará al que creyó del que no creyó, será el cumplir el Pacto. El Pacto está sobre ti y sobre los tuyos. Ese Pacto te mantiene de pie, erguido en fe no temiendo, sino creyendo que lo mejor está por llegar.

¡Si quieres un milagro tendrás que levantarte y creer en Jesús! Dios anunció un año diferente, entonces ¿por qué creer que será igual?, ¿por qué entregarte al pasado?, ¿por qué no esperarlo, lucharlo y orarlo? Levántate sobre todo y di: “¡Señor yo voy a creer lo que has dicho y creeré tu Palabra!”

¡Jesús no juega con tu futuro! Las personas que juzgan y critican el mal de alguien, tendrán que llorar por el de ellos. ¿Quién eres para matarle el sueño a alguien? Cuidado porque al hacerlo puedes maldecir tu vida, sé sabio y no lo hagas. Sé prudente en Dios, creyendo por tu milagro y el de tu hermano. 

¿Quieres un milagro? Rodéate de personas de fe, no permitas que se burlen, ni intenten matar tu fe. No puedes tener victoria en la vida si andas burlándote del que cree. ¡Sé sabio, decide bien con quien andas, a quien oyes! Tu milagro es más importante, no permitas que un mal hablado dañe tu fe. Toma tu vida en serio, deja de jugar con tu vida, tu familia y tu futuro.

La mayor prueba para tu fe no es cuando estés en angustias, problemas o enfermedad, sino en la abundancia, cuando el dinero, la risa y la felicidad llegan a tu vida. 


No seas como las personas que se acercan a Dios solo cuando están en pruebas. No permitas que esas cosas te lleven darle la espalda a Dios. Jamás podrás controlar los acontecimientos que vienen como consecuencia de darle la espalda a Dios. 

La bendición de Dios que viene sobre tu vida se mantiene con el tiempo a causa de tu obediencia y el cumplimiento del Pacto sobre ti y tu familia.

Ahora vas a comenzar a disfrutar la sentencia del Juez (DIOS) que ya ha sido dada a favor de este a país y sobre ti. Dios ha decidido que tendrás risas y no lágrimas ni sufrimiento, ha decidido que este país será bendito lleno de Su gracia y benevolencia, ha decidido que va a llenarlo de toda buena dádiva y don perfecto.

Dios comenzó “El Año de los Redimidos del Señor” sobre tu vida. Vienen días de Gloria sobre tu vida, casa y familia, la risa sustituirá el llanto y la felicidad sustituirá la angustia.

“Vienen días de Gloria para tu casa, que nadie le abra la puerta a la duda, sino que todos crean que será cosa maravillosa para nuestros ojos.”