“El poder del acuerdo”

Mateo 18:19: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos.”

Jesús estaba hablando de la importancia que tiene reunirnos y ponernos de acuerdo para hacer peticiones al Cielo. Hay un poder que se desata cuando oramos unidos como Iglesia para clamar al cielo.

Marcos 2:1-2: “Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días; y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.”

En la casa en la que se encontraba Jesús, se reunían generalmente publicanos, personas que vivían alejadas de la Palabra de Dios. En otras palabras, Jesús tenía un mensaje que incluso los pecadores deseaban escuchar.

Marcos 2:3-5: “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico. Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.”

Estas cuatro personas son anónimas, en ninguna parte de la Biblia se revelan sus nombres; y así hay muchos en la iglesia que, antes de buscar reconocimiento, se dedican a sobrellevar las cargas de sus hermanos para llevarlas a Jesús, y, poniéndose de acuerdo y uniendo su fe, llevar el problema delante de Jesús.

Este paralítico puede representar un problema familiar, un problema social e incluso el problema en un país entero, pero si nos unimos con fe, podemos llevar cualquier situación ante Jesús, y por causa de esa misma fe y de las oraciones que hagamos en acuerdo, ¡Él nos dará el milagro que esperamos! Cuando decidamos orar por un motivo, enfrentaremos cualquier tipo de obstáculos, pero solo necesitamos tener la fe y la actitud para poder vencerlos.

Un país puede estar impedido a llegar por sí solo a los píes de Jesús, pero la Iglesia puede orar para acercarlo a Él, y conforme a su fe, Jesús obrará milagros. Hay una Iglesia que no se detendrá ante la oposición, sino que se abrirá espacio para obtener el milagro que está esperando. Los mayores milagros que Venezuela verá, vendrán como resultado de la fe en acuerdo de la Iglesia de Jesús.