“No vuelvas atrás”

El enemigo vino para matar, hurtar y destruir, es un ladrón y los ladrones roban cosas valiosas; a él no le interesan tus bienes sino tu fe, porque la Palabra establece que ella es más valiosa que el oro y la plata. Las tormentas o dificultades en tu vida, tienen el propósito de hacer disminuir tu fe, y esta es lo más precioso que tienes, por lo que es lo que el enemigo perseguirá. Su intención es hacerte creer que Dios puede hacer una intervención en la vida de cualquiera menos en la tuya, él siempre te recordará tu pasado y tus errores para hacerte dudar; si pierdes la fe lo pierdes todo, porque es necesario tener fe para agradar a Dios. No solo debes creer en Dios, sino también que puede actuar e tu vida, que puede bendecirte, sanarte, prosperarte y liberarte.

Hay demonios que Satanás asigna a tu vida para robar tu fe, para que creas que estás derribado y destruido; pero Jesús te dice: Tu situación no es la que ves hoy, yo tengo planes para ti. Tienes que acostumbrarte a vivir en la tormenta, aun en medio de la derrota, porque los demonios llegan a tu vida con el plan de hacerte regresar al lugar del que Jesús te sacó, pero no vayas ahí de nuevo, con eso no conseguirás nada. Cuando Dios te saca de un lugar cierra esa puerta, porque Él no quiere que regreses ahí, sino que te alinees a su voluntad para que cumplas el propósito que tiene para tu vida, el cual es mayor que lo que tienes planeado, ¡no regreses al lugar de donde saliste!

Sin importar las adversidades mantente firme, no importa el tiempo que tengas que esperar mantén tu fe firme, aunque parezca que todo está perdido no desmayes. Aprende a entender que cuando la gente se va, Jesús se queda, que cuando todos se van, Jesús está. No puedes desarrollar una relación con Dios rodeado de otros, la verdadera relación con Él se desarrolla en la soledad, en medio de la tormenta. No vas a poder caminar en tu milagro mientras te mantengas en la comodidad de tu barca. Dios tiene un plan de bendición para tu vida, naciste con un propósito y estás en este tiempo porque Dios quiere que hagas algo, y el enemigo lo sabe, por lo que su plan es sacarte del lugar donde Dios te quiere y regresarte al pasado. No renuncies a tus sueños, no renuncies a lo que has creído, por una tormenta pasajera, si te caíste ¡levántate!

Lo peligroso de dejarte dominar por la derrota es que te ciegues al punto de no ver a Jesús, de no escuchar lo que te dice, pero cuando estás a punto de regresar al lugar del que te sacó, Él vendrá a tu vida para rescatarte y no te condenará, sino que te levantará con amor. Por eso, cuando Dios te dé una palabra obedécela aunque vaya contra toda lógica, porque obtendrás algo más grande de lo que has imaginado, ya que Él no hace las cosas a tu medida, sino a la del Cielo.

 Cita bíblica: Juan 21:1-11