“No nos detendremos”

El país nos necesita, la gente nos necesita, sigamos llevando el mensaje de Jesús. A Jesús lo escupieron y maltrataron, pero nunca se detuvo. Necesitamos seguir avanzando, pase lo que pase porque vamos a conquistar a este país para Cristo.

La gente que no tiene esperanza habla de forma negativa, pero tú y yo tenemos al consumador de la fe en nuestros corazones que es Jesús. Servir a Dios es la labor más digna para nosotros, no te preocupes por el que no participa en la obra de Dios a favor de Venezuela, sal y haz algo por este país. Los jóvenes, aún con debilidades, están en las comunidades cada sábado sirviendo a Jesús y a su nación.

Nuestra mirada no está en el hombre sino en Jesús. ¡No tengan miedo! Recuerden que Dios es poderoso y delante de Él todos tiemblan, no nos vamos a detener, en poco tiempo veremos las maravillas que Dios hará en nuestra nación, llegaron tiempos de gloria para la Iglesia y Venezuela.

Puedes tener dificultades, pero ten fe y cree porque vienen días de gloria.  No olvides que por las heridas de Jesús somos sanos y libres de cualquier aflicción. Esta iglesia se ha mantenido de pie gracias a aquellos que oran al cielo a nuestro favor cada día.

No podemos limitarnos con solo participar en El Evangelio Cambia,  debemos recuperar la intimidad personal con Dios, recuperar el anhelo por su presencia en cada lugar y convertirnos en creyentes que oren constantemente. Venezuela se levantará porque hay quienes clamamos al cielo por ella.

¡No nos vamos a detener! Nuestro Dios peleará a favor de nosotros, levantaremos oraciones al cielo a favor de su voluntad para con Venezuela. Sacaremos a Venezuela adelante, uniremos a la nación por medio del  amor de Jesús. Debemos trabajar unidos apartando cualquier diferencia porque los venezolanos somos todos.