“No me canso, porque espero ver”

Salmo 27:13: “Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de Jehováen la tierra de los vivientes”

Esperar algo, nos hace mantener forzados para ver lo que queremos. Cuando tenemos un corazón alentado en expectación al futuro, eso nos llena de esperanza. Nos preparamos para transformarun país, ante la gloría de Dios,Él nos va a bendecir.

Isaías 40:29 “El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ninguna”

Dios es más grande que tu problema, fuerza y necesidad, por eso espera en Él.

Isaías 40:31: “Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán”.

Hay gente que por llorar se olvida del problema, es mejor enfocarse en resolver la situación, que entregarse a ella. La gente que cree en la Palabra son los que reciben un milagro.

Cuando te colocas una meta como el corredor y sembrador, es seguro que llegarás a esa visión, por eso estamos seguros que este país cambiará a través de una revelación de la vida de Jesús.

Siempre hay una razón para que suceda algún problema, pero aún con limitaciones, Dios te ayudará.

Marcos: 16:15: “Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura”.

Los discípulos de Jesús anduvieron en todas partes llevando su Palabra, no hay limitación de lugar y tiempo para predicar su Evangelio. Jesús te da el poder mayor que cualquier pecado, en ti reposa el poder de Cristo, por eso no hay miedo para llevar su Evangelio a todo lugar. Esperemos ver prostíbulos y discotecas cerradas, llevaremos la palabra de Jesús hasta las últimas consecuencias.

 El Evangelio de Jesús va al corazón, Él es más que una religión. Cuando Jesús llega al corazón de un individuo, todo cambia. Este avivamiento vendrá con toda su Gloria. La presencia de Dios llena la necesidad de un individuo abrazando su corazón. No nos cansemos porque esperamos ver lo que creemos.

Cuando la presencia de Dios halle cabida en un país, muchos serán cambiados con el amor de Jesús. La presencia de Dios debe ser la prioridad en nuestras vidas.

La presencia de Dios te da paz y descanso, cuando Moisés pidió ver la presencia y la gloria de Dios, estando con debilidades, Moisés entendió que la presencia aun siendo atractiva y habiendo experimentado, no lo cambiaba, por eso esperó ver Su gloria. La gloria es una relación diferente con Dios. Es el momento de enamorar al país con la presencia de Jesús y la gloria vendrá.

No podemos anteponer la doctrina, Jesús va más allá de cualquier doctrina,  la justicia de Dios siempre estará sobre la ley religiosa.  La ley quiere siempre mostrar condenación, en cambio una relación directa con Dios hará que cambies y te arrepientas para cumplir con su voluntad. Este país se convertirá para ver la gloria de Dios.

Moisés siendo iracundo y soberbio pidió ver la gloria de Dios y logró encontrarse con Él en la hendidura de la roca. Así como el día que Jesús estaba en la cruz, Él era simbólico como la roca inconmovible ante el mundo. Su costado fue abierto con una lanza y salió agua, todo lo que nace del Espíritu, espíritu es. En ese momento la Iglesia nació del costado de Jesús, así como Eva fue sacada de la costilla de Adán, la Iglesia estaba en el costado o la costilla de Jesús, por eso cada persona que le reciba, es puesta en su iglesia y expuesta a la gloria de Dios.

La Biblia registra que no hay hombre tan manso como Moisés, pero ¿dónde cambió Moisés? en la hendidura de la peña.

Un humilde que reconoce a otro, es humilde. La verdadera humildad lo reconoce el cielo, dos minutos de la gloria de Dios cambiaron a Moisés. El ayuno y la oración son necesarios, pero en la disciplina personal, tómalo en intimidad y secreto con Dios. Es un ejemplo cuando la persona se casa, él o ella no andan contando sus intimidades a otros. La intimidad con Jesús te hace anhelar y llegar a su gloria.

2 Corintio 3:18: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”

Un día va a ocurrir que la nación entera creerá en la gloria y la justicia de Dios, entonces se harán manifiestas en forma sobrenatural.

Isaías: 2:2: “Acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa de Jehová como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones”. Viene una manifestación de la sangre de Cristo como nunca ante lo hemos visto. ¡Prepárese para lo bueno! Vienen días de gloria para nuestro país.