“Necesitamos paciencia”

Hebreos 10: 36: “porque la paciencia os es necesaria, para que, habiendo hecho la voluntad de Dios, obtengáis la promesa”.

Debemos mantenernos haciendo la voluntad de Dios hasta obtener sus promesas, y para lograrlo necesitamos paciencia. Para recibir esas promesas, debemos conocer la voluntad de Dios. Todo lo que Él hace, es a Su tiempo. Dios es preciso y perfecto a Su tiempo.

La paciencia se trata de persistir lo necesario, hasta obtener lo que se quiere. Hay dos cosas que suceden durante el tiempo de paciencia:

  1. Conozco quién es mi Dios
  2. Conozco quién soy yo

Santiago 1:3-6 “sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.  Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.  Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.

La mayoría de los errores que las personas comenten, es por no haber sabido esperar. Lo que busca Dios por medio de las pruebas, es nuestra paciencia. Ella genera carácter en usted, lo hace cabal y perfecto, y será lo único que lo mantendrá firme para soportar en medio de la adversidad.

 Congregarse en una iglesia, no lo exime a usted de atravesar diversas pruebas. Se necesita ser perseverante para vencer cualquier situación difícil. Cuando te mantienes en paciencia, se confirma la venida y el cumplimiento de lo que estás esperando.