“Mensaje especial para El Evangelio Cambia”

Mucha gente hace el plan y esperan que Dios les bendiga, pero nosotros esperamos que Dios nos hable para integrarnos a eso. El Evangelio Cambia no se trata de un plan para hacer crecer la iglesia. Esta visión nació para predicar a Jesús y en esta línea debemos continuar. La salvación y el beneficio de la gente es el enfoque de este voluntariado, para de esta manera agradar a Dios.

Basados en esta premisa debemos avanzar hacia lo que Dios quiere hacer, pero que el propósito principal quede intacto, que es el beneficio de la gente a través de la salvación en Jesús. En primer lugar hacemos El Evangelio Cambia para agradar el corazón de Dios y en segundo lugar, para amar y servir a la gente. Haremos muchas cosas en el camino, pero siempre con la misma finalidad.

Lucas 9:11 “Y cuando la gente lo supo, le siguió; y él les recibió, y les hablaba del reino de Dios, y sanaba a los que necesitaban ser curados.

La finalidad de predicar a Jesús no es que la gente sea sana, sino que obtenga la salvación por medio del mensaje de la cruz. La sanidad es importante, pero lo primordial es la salvación del individuo.

Lucas 9:13 “Él les dijo: Dadles vosotros de comer. Y dijeron ellos: No tenemos más que cinco panes y dos pescados, a no ser que vayamos nosotros a comprar alimentos para toda esta multitud.

No podemos sentarnos a criticar sino debemos accionar en darle a la gente. Con esto anuncio oficialmente lo que será La Sopa Solidaria. Cuando El Evangelio Cambia reparte sopas, nunca es equivalente la cantidad de ollas con la cantidad de sopas entregadas, es decir de una olla no pueden salir 300 tazas, esto es un milagro.

La sopa es una herramienta para mostrar el amor de Jesús y lograr la salvación de la gente. Con esto, la Sopa Solidaria, se convierte en una de las herramientas de El Evangelio Cambia así como lo es el teatro y la coreografía.

Gracias al trabajo que hacemos, El Evangelio Cambia se ha convertido en una de las organizaciones más eficientes del país, no lo decimos nosotros sino otras instituciones. Somos los únicos reconocidos en el país que están manejando estas actividades con semejante excelencia y sin ningún incidente. Esto nos hace saber que el esfuerzo que ha realizado este voluntariado ha generado una estructura sólida, de manera que estamos siendo ejemplo para otros organismos.

El milagro que estamos esperando para nuestro país vendrá a través de nuestro servicio. El milagro de la multiplicación de los panes y peces no ocurrió sino hasta que fueron repartidos, incluso habiendo siendo bendecidos por Jesús. Con nuestro trabajo le estamos mostrando al país una nueva forma de servir, no es hacerlo por un cargo, es por amor.

También comenzaremos con los Voluntarios Integrales de El Evangelio Cambia. Al principio recibirán formación en diferentes labores como primeros auxilios, repostería, peluquería, entre otros. En una segunda fase estos sirvan como capacitadores en las barriadas, enseñando estas disciplinas y dictando talleres de embarazo precoz, primeros auxilios y demás temas que beneficien al colectivo. Así que ahora no haremos un trabajo cada sábado, será una labor continúa para demostrarles a los venezolanos que tenemos la capacidad de liderar cualquier lugar gracias a nuestras habilidades, capacidades y servicio.

Ahora, El Evangelio Cambia no brindará estos talleres sino que se organizará con las comunidades para hacer jornadas de limpieza, contando con la participación de los mismos vecinos.

El Espíritu Santo siempre actúa de manera ordenada, los grupos de El Evangelio Cambia mostrarán a través del servicio ésta visión de capacitarse integralmente, ofrecer talleres y charlas a las comunidades.

Debemos empezar a ensanchar nuestras estacas, al decidir servir en todas las áreas. Quien sepa actuar, bailar, pintar, barrer, y servir en cada área se convierte en un voluntario integral de El Evangelio Cambia. Cada voluntario se debe formar para liderizar. La motivación debe ser el amor expresado a través del servicio.

Los grupos de El Evangelio Cambia empezarán a crecer. Eventualmente esto irá creciendo y trascendiendo a otros estados y naciones, hasta que se convierta en una estructura sólida y eficiente. Se trata de una estructura de servicio. El tamaño de la visión de El Evangelio Cambia es un país. No se aísle, no se quede en casa ni se esconda ¡Lo que viene es muy grande!

El Evangelio Cambia busca servir. Esto es ejecutado por miles de personas que han descubierto que en el servir hay más alegría que en acaparar y en el egoísmo. Enseñaremos a los venezolanos la solidaridad como un valor y no como un término propagandístico.

No debemos convertirnos en críticos, sino en servir con amor a cada persona. La crítica no soluciona los problemas, pero al levantarnos aún con todas nuestras limitaciones podemos ayudar a mucha gente y llevarles esperanza. Debemos dejar de tener una mentalidad de templo. Debemos orar por una nación que necesita del levantamiento de los siervos de Dios. No podemos permitir que el país entre en desesperanza. Debemos enseñar la solidaridad, siempre dando de lo que tenemos.

Esta visión de llevar el evangelio a través de acciones traerá cambios. La mejoría se comienza desde el corazón. Las calles luego cambiarán,  pero el cambio de la sociedad urge. Hay que tomar la iniciativa de comenzar a transformar una nación, usando el servicio hacia la gente. No hay nada más grande que servir a Dios y la nación simultáneamente. El Evangelio Cambia tiene esa oportunidad de servir con amor a un país y a Jesucristo a la vez.

A través de la sopa milagrosa, los talleres y diferentes actividades seremos ejemplo para muchas organizaciones de servir desinteresadamente. Llegó el tiempo de delegar responsabilidades y multiplicarnos. Dios le dijo a Moisés que tomaría de su espíritu y sus capacidades para repartirla en la gente que seguía la misma visión. Esto sucede bajo capacidades espirituales, que son pertinentes para lo que tiene que ver con el llamado y servicio que Dios quiere que se hagan.