“Lo que la biblia dice de estos tiempos”

Mateo 24:3: “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?”

No podemos seguir ignorando los tiempos que estamos viviendo, el cristiano tiene que aprender a reconocer los tiempos. Para poder  entender las señales del cielo y saber lo que estamos viviendo debemos escudriñar la Palabra de Dios. Todo lo que le sucede al hombre en la tierra es temporal, hay un tiempo para todo. No conocer los tiempos nos trae problemas, entender los tiempos trae bendición a nuestra vida. Si no distingues cuando llegan las oportunidades a tu vida esas mismas serán reducidas, el que entiende esa oportunidad que Dios le dio, actúa en el tiempo que Él eligió para darle la bendición. Tenemos que discernir los tiempos que estamos viviendo, saber distinguirlos, porque estamos viviendo tiempos bastantes peligrosos; y la Iglesia debe estar preparada cuando Jesús venga.

2 Pedro 3:1-3: “Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento, para que tengáis memoria de las palabras que antes han sido dichas por los santos profetas, y del mandamiento del Señor y Salvador dado por vuestros apóstoles; sabiendo primero esto, que en los postreros días vendrán burladores, andando según sus propias concupiscencias.”

En su palabra Jesús nos advierte que en los postreros días se levantará un espíritu de engaño, cuando Él comience a preparar la tierra para su llegada muchos se levantaran para engañar a su Iglesia y burlarse de ella, a través de la burla quieren sembrar duda e incredulidad acerca de la Palabra de Dios. Las circunstancias nos hacen ver cosas para hacer callar nuestra fe, sembrar en nosotros un espíritu de engaño, que nos haga enfocarnos más en el problema, y así dudar de las promesas de Dios, pero debemos dejar de andar por vista y comenzar a andar por fe; creerle al profeta que está escuchando u hablando de Dios.

Mateo 24:4-8: “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores.”

Vendrán guerras producto de darle la espalda a Dios, pero Jesús dice que estas son necesarias para que el hombre vuelva a Él, las señales que la Palabra dice son claras, advierte que también vendrán pestes, hambrunas, señales que anuncian el principio, no el fin. Jesús advierte que vendrán mas señales, una detrás de otra, se levantaran falsos profetas, y comenzará la persecución de los cristianos, profetas que sin ninguna revelación recibida por el Espíritu de Dios llevan cualquier mensaje desvirtuando la Palabra de Dios.

La Iglesia tiene que entender cada una de estas señales, que son para bien, son para alegrar a su Iglesia, porque Jesús viene por ella, son para que distingamos los tiempos que estamos viviendo; la preparación de la tierra para la segunda venida de Jesús. Tiempo en el que no debemos desmayar, tiempos en los que debemos ser perseverantes y estar alertas porque esa perseverancia va a ser puesta a prueba; en medio de todas esas señales que parecen contrarias a la Palabra de Dios, es cuando su Palabra será llevada por gente perseverante, a todos los rincones de la tierra; somos la generación escogida por el cielo para vivir este tiempo.