“Levantemos a Jesús”

La mayor tragedia de la iglesia no es que perdieron gente sino a Jesús por estar pendiente de la tradición, Jesús no quiere estar en esos templos sino en las calles y en la boca de quienes predican.

La iglesia tradicional predicó tanto las añadiduras del Reino, que por ir tras esas cosas, perdieron el Reino y por ende no tienen poder El poder de Dios, que no es para hacerla famosa es para Salvación.

Satanás rugió en los espacios de la sociedad y la iglesia se resguardó en los templos. Pero la iglesia es cabeza y no cola, es la luz en la cima de los montes. En la actualidad, la iglesia perdió el mensaje de Jesús.

El mensaje de Jesús no fue condenación, sanidad y prosperidad, fue salvación. Si recuperamos su mensaje, Él vendrá de nuevo a las iglesias. Jesús siempre dio un mensaje de Salvación.

La gente no quiere juicio porque hay maldad pero Dios no viene a hacer juicio, Él viene a salvar a la humanidad. Jesús fue a la casa de Jairo para sanar a su hija y Él lo hizo. Cuando vienes a la iglesia, lo último que necesitas es un mensaje que te llena de peso y condenación, ese no es el mensaje de Jesús sino que tu corazón arda a causa de la Palabra.

Hay iglesias que están levantando a Jesús, porque Él es atractivo, misericordioso y lleno de amor. Estamos levantando a Jesús en las calles de Venezuela, debemos exaltar a Jesús en cada lugar y así Él vendrá de nuevo.

Jeremías 31:31:He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

Dios habló que comenzó un nuevo tiempo, ¿a qué tiempo se refería? Está hablando de profecías que dijeron en el pasado los profetas. Jesús anunció un nuevo tiempo, un cambio de época, refiriéndose a la profecía de Jeremías.

Marcos 1:15: diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio

A pesar que los mandamientos se enseñan en las iglesias, las personas siguen pecando, porque ese cambio de vida solo lo produce Jesús en los corazones de las personas. No prediquemos leyes, ni mandamientos sino a Jesús.

Hebreos 8:6: Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores promesas.

Quien coloca las leyes en el corazón del hombre es Jesús, no es el pastor. La iglesia se equivocó al predicar leyes.

Jesús estará en el corazón de los venezolanos y causará una revolución que vendrá a causa de los que predican su Palabra. El año de los redimidos es una Palabra de la boca de Dios, cree esa Palabra, sal de aquí lleno de alegría porque tu situación va a cambiar.

Recordemos las palabras de Jesús, dejemos que Él nos hable. Dios no viene a hacer juicio, Él viene a salvar, de esto se trata el Evangelio: de hablar las buenas nuevas de salvación. Lo último que necesitas en la iglesia es un mensaje de condenación. Estamos levantando a Jesús en Venezuela eso se llama la Revolución de Jesús.