“La Revelación de Jesús” “Jesús lo incluye todo”

El mensaje de Jesús es suficiente para realizar cambios en el país y en el ser humano, cuando entendemos que este mensaje va al corazón de cada persona no se puede decir que el cambio va a suceder mediante planteamientos humanos, porque esa transformación debe hacerse primero en la gente.

El mensaje de Jesús no debe ser religioso porque cuando Jesús predicaba mostraba su amor, no podemos condicionar el Evangelio a la doctrina o el humanismo, eso es dejar ese mensaje a un lado. La predicación del Evangelio no comenzó en un seminario inició con Pedro hablando de la historia de Jesús y su manifestación, con esa enseñanza logró que miles de personas creyeran en Jesús.

1 Pedro 2:24: “quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.”

La iglesia es la plenitud de Jesús y nunca será eliminada. Vemos que las doctrinas y las normas religiosas quieren manipularnos con conocimientos que no tienen que ver con Jesús sino con la religión. Les han impuesto a los creyentes que la santidad no es un estilo de vida o una forma de vestir, pero ser santo viene de una relación con Jesús. La santidad viene por la revelación de Jesús a nuestra vida, por el contrario la doctrina no te enseña a Jesús sino que te lleva a un conocimiento lógico y humanista.

Jesús fue quien llevó tus pecados en la cruz del calvario, no fueron las doctrinas ni las normas religiosas. Cuando aceptas a Jesús como tu Salvador, no aceptas a la doctrina sino a Jesús, el único que puede darte salvación. Si piensas que confesando tus pecados a otra persona serás perdonado, no es así. Él único que llevó nuestros pecados en la cruz se llama Jesús y no nuestros hermanos.

Las imposiciones religiosas dividen a la iglesia y solo porque otras personas no siguen esas normas los condenan y eso es egoísmo, los que siguen la doctrina, juzgan a quienes no la practican. Ellos solo quieren imponer formas de vestir y hablar, pero la Palabra de Dios dice que por sus frutos serán conocidos los hijos de Dios.

La Biblia establece un principio y es que cuando aceptamos a Jesús ya morimos al pecado, debemos es creer que Jesús nos limpió con su sangre. La Palabra de Dios también dice que por sus llagas fuimos sanados de toda enfermedad, quiere decir que la sanidad es gratis y no se obtiene realizando pactos falsos que la religión quiere hacerte creer. Cuando vayas a dar a Dios, hazlo de corazón, no para comprar salvación, sanidad o bendición, recuerda que Jesús te la dio cuando murió en la cruz del calvario.

Colosenses 2:13: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados”

Jesús te consiguió hundido en el pozo del pecado pero cuando le entregaste tu corazón, te libró de la muerte, sin imponerte doctrinas o normas religiosas. Fue así como te dio vida transfiriéndote su misma vida eterna. Ahora eres una nueva criatura y por eso Él te hace diferente haciendo obras dignas que muestran su vida en ti. La salvación no se obtiene por obras sino por fe, no serás salvo si no crees.

Quien trata de vivir por obras inválida el sacrificio de Jesús, porque nada de lo que hagas tendrá poder en el ámbito espiritual, lo único que tiene poder en tu vida es tener a Jesús en tu corazón. Debemos entender que el único que puede hacer y sentir libre a una persona es Jesús, Él fue quien pagó el precio de nuestra libertad.

Existen casos de personas que van a iglesias religiosas sintiéndose pecadores pero salen sintiéndose peor, debido a que en muchas congregaciones han excluido el amor de Jesús de sus predicaciones. Nadie puede maldecirte, no debes regresar al pecado porque eres una nueva criatura ya perteneces a Jesús y lo que Él desea es bendecirte. Muchas veces Dios, no te da cosas porque pueden perjudicar tu relación con Él y tu destino profético.

El primer ejemplo que Dios mostró a la humanidad fue el dar, con esa visión entregó a su Hijo por todos nosotros. Eso nos enseña que el único vehículo para dar es el amor, no el interés, eso daña tu ofrenda. Debes dar movido por el amor, es la única manera que recibas la cosecha de tu siembra.

Cuando una persona tiene a Jesús, solo está interesado en sembrar y no en restar. Cuando das por amor, tendrás mejores consecuencias, porque todo el que siembra, cosecha. Asegúrate que das por medio del amor. La única forma que Dios da es a través del amor.

Lo único que disminuye la maldad en un país, es un avance progresivo del bien. Por eso, es importante que el mensaje de Jesús sea predicado de manera agresiva. Mientras que prediquemos, el índice de maldad irá bajando. La gente está conociendo el amor de Jesús y no quieren saber nada del odio de la religión. Jesús no es religión, sino la garantía de cambio de nuestra Venezuela y cada venezolano.

Lucas 11:1: “Aconteció que estaba Jesús orando en un lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: Señor, enséñanos a orar, como también Juan enseñó a sus discípulos.”

Juan 10:15: “así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”

El mensaje de Jesús es un mensaje de dar, Jesús dignifica al que le recibe y cree en Él, porque Jesús cambia al individuo. Muchas veces el cambio produce miedo, pero abre tu corazón para lo que Dios quiere darte. No tengas miedo al cambio, solo creyendo en Jesús podrás alcanzar lo que Dios tiene reservado para ti.

1 Corintios 10:4: “y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo.”

Jesús es la bebida que hace a la gente más que vencedora, ya que Él es suficiente para ti y para mí. La única garantía de éxito que tienes no es la economía del país, es Jesús, Él debe ser tu fundamento de vida. Todos los que tienen a Jesús como base es firme y permanente.