“La oración te libra de tus adversarios”

2 Crónicas 19:1-3: “Josafat rey de Judá volvió en paz a su casa en Jerusalén. Y le salió al encuentro el vidente Jehú hijo de Hanani, y dijo al rey Josafat: ¿Al impío das ayuda, y amas a los que aborrecen a Jehová? Pues ha salido de la presencia de Jehová ira contra ti por esto. Pero se han hallado en ti buenas cosas, por cuanto has quitado de la tierra las imágenes de Asera, y has dispuesto tu corazón para buscar a Dios.”

La única garantía de ser librado de los planes del adversario es cuando tu corazón es dado a buscar la dirección de Dios, no puedes tomar decisiones importantes apartado su voluntad. Un corazón rendido a Él, lo escuchará, pero uno lleno de orgullo se cerrará a su voz y oirá lo que quiere oír. Una cosa es ir a orar y otra es estar dispuesto a escuchar lo que Dios te quiere decir.

Podemos hacer las cosas por nuestras propias fuerzas, pero lo mejor es hacerlo en la voluntad de Dios; la única manera de que tengas éxito en lo natural es que lo hayas conquistado en lo espiritual. Sin embargo, aunque tomamos decisiones fuera de la dirección de Dios y terminamos en situaciones que nos acorralan, Dios en su infinita misericordia nos libra. Nadie llega a situaciones difíciles sin que antes Dios le haya enseñado como atravesarlas.

El orgulloso será el primero en ser devorado por el enemigo pero el que ora y se humilla no podrá ser tocado, el mejor lugar para estar guardado de tu adversario lo encontrarás en la humildad en oración y bajo la autoridad de la Palabra. Entendamos que ganaremos más con una Palabra revelada que con una acción de la carne, escuchemos a Dios y estaremos seguros, escuchemos a sus profetas y seremos prosperados.

No importa cuántos enemigos vengan contra ti, lo espiritual es tu mejor escudo y refugio, la oración es tu mejor estrategia y arma, cuando oras y alabas el  enemigo es confundido, y el mundo espiritual se abre para hacerte entender que hay un ejército que pelea por ti y que tienes la victoria. Aun cuando en lo natural veas que tu enemigo es mayoría, recuerda que si Dios contigo quien contra ti.