“La oración de acción de gracias”

Dios nos muestra a través de Su Palabra que en medio de toda circunstancia que atravesamos, lo mejor siempre será tener gratitud en nuestros corazones.

Filipenses 4:6-7: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús”.

Cuando usted comienza a tener acción de gracias en medio de lo que le sucede, la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento comenzará a llenar su corazón. Ciertamente tendrá adversidades pero antes de cuestionar el porqué, es mejor darle gracias a Dios aunque no entienda lo que pasa. Demos gracias a Dios y sigamos adelante.

Juan 11: 41: “Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído”.

Quien le da gracias a Dios, abre el camino para un milagro. En lugar de quejarse, Jesús inició su oración dando gracias al Padre, aunque Lázaro ya había muerto. Si usted tiene un problema, dele gracias y Él abrirá el camino para un milagro.

Salmos 100: 4: “Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre”.

Si quiere seguir disfrutando la presencia de Dios, aprenda a darle gracias en todo momento. No busque razones para quejarse, siempre habrá motivos para ser agradecidos.

Lucas 2:38: “Esta, presentándose en la misma hora, daba gracias a Dios, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén”.

Dios le dio la oportunidad a esta mujer de hablar de Jesús a todos los que esperaban su redención, mientras ella iba al templo simplemente para dar gracias a Dios. Esto quiere decir, que aquellos que dan gracias están más habilitados para hablar de Jesús.

Romanos 1: 21: “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido”.

Todo aquel que se olvida de ser agradecido con Dios, tendrá un razonamiento entenebrecido y un corazón envanecido. El que está constantemente quejándose, atrae tinieblas para sí.

Colosenses 4:2: “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”.

Efesios 5:20: “dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Este 2017, mantengámonos orando, dando gracias a Dios por todo. Esta es la voluntad de Dios.