“La mejor manera de comenzar el año” (Ayuno Nacional por Venezuela)

La Palara de Dios no expresa deseos sino promesas, por eso creo que lo mejor que podemos hacer es escuchar las promesas que Dios tiene para nosotros. Las promesas de Dios si se creen, son en Él sí y amén; Dios dice que no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse. Hemos comenzado un año con diversas dificultades y problemas, por eso es importante enfocarnos en las promesas de Dios y tener seguridad en ellas.

Mateo 6:25: “Por tanto os digo: No os afanéis por vuestra vida, qué habéis de comer o qué habéis de beber; ni por vuestro cuerpo, qué habéis de vestir. ¿No es la vida más que el alimento, y el cuerpo más que el vestido?”

Ahora hay mucho afán, las noticias, la inseguridad, los problemas y Dios dijo que no nos afanemos por nuestra vida. Parece que este versículo está escrito para este momento. La Biblia nos enseña lo que ahora estamos pasando y como salir de ahí, el afán, es falta de fe y falta de confianza en lo que Dios ha prometido, es creer en lo que dice el problema y no creer en la Palabra de Dios.

Mateo 6:31-33: “No os afanéis, pues, diciendo: ¿Qué comeremos, o qué beberemos, o qué vestiremos? Porque los gentiles buscan todas estas cosas; pero vuestro Padre celestial sabe que tenéis necesidad de todas estas cosas. Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

Jesús dice; si yo morí por ti, ¿Cómo crees que te dejaré pasando hambre o sin vestir, el afán podrá darte alimento? No, El afán hace que no se cumplan las promesas de Dios y te hará perder un tiempo valioso. El afán es un ladrón de las bendiciones, de la fe y de las promesas que Dios nos ha dado. Los que no tienen a Dios buscan todas estas cosas (comida, bebida ropa) pero nuestro Padre que está en los cielos te dará todas las cosas que necesites, yo veo a Jesús en una relación de amor con el Padre, ora a Dios como tu Padre porque Él sabe de qué cosas tienes necesidad y si lo buscas a Él primero, todas esas cosas te será añadidas.  La Iglesia primitiva cuando era perseguida no iba a buscar un contacto romano, sino que corría a buscar a Dios, ellos se reunían y oraban para que Dios hiciera, señales, maravillas, prodigios y milagros.

Muchas veces cuando estás pasando por dificultades o necesitas un consejo, piensas en ir a un hermano, pero en la Biblia encontrarás  el mejor consejo de todos, debemos dejar los comodines y darle a Dios la prioridad, la oportunidad de respondernos y de hablarnos. Jesús nos está enseñando que esta es la mejor forma para combatir todos los pensamientos negativos, buscar el reino de Dios y su justicia. Pero qué es el reino de Dios, antes era el hombre tratando de alcanzar a Dios, pero cuando Jesús vino, es Él buscando al hombre, Jesús dejo el cielo para acercarse a nosotros, eso es el reino, vamos a acercar a Dios a la gente. El reino que Jesús trajo es el reino que se acercaba a la gente. Jesús dejo su comodidad, dejemos la comodidad en el templo y llevemos a Dios a la gente.