“La influencia del Espíritu Santo y las emociones”

Juan 14: 26: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

Jesús habla del Espíritu Santo como quien nos enseña, como quien será nuestro maestro y mentor, y nos recordaría todo lo que Jesús habló.  Nada puede sustituir al Espíritu Santo, ni a su enseñanza.  El único que puede darnos carácter es el Espíritu Santo; ninguna formación intelectual puede hacerlo. Él le da vida a la letra, lo convierte en un valor dentro de nuestros corazones.  El Espíritu Santo es el principal representante de Jesús en esta tierra. Él nos está mencionando constantemente la Palabra.

Génesis 2:25: “Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban”.

En este pasaje vemos cómo los sentidos de Adán no eran su principal influencia, sino el Espíritu Santo,  porque andaba en la presencia de Dios.  Una vez peca, hay un cambio de influencia y comienza el hombre a estar bajo las emociones, muchas de ellas, negativas.  La entrada del pecado al mundo, acarreó un cambio de influencia, trayendo control sobre los hombres y sus emociones.

Los sentimientos, emociones negativas y la mente, se ponen de acuerdo para hacerte pecar, dándote los argumentos para hacerlo. Esto está en el ámbito de la carne y por tanto produce muerte.  Pero cuando oyes al Espíritu, es vida.

Jesús dijo que el Espíritu Santo vino a recordarnos las palabras que Él mismo dijo. Dios creó las emociones, pero no para que nos controlaran. El Espíritu Santo vino a darnos poder para que no estuviéramos bajo ninguna forma de esclavitud.

El mayor problema de la iglesia es no haber puesto al Espíritu Santo como su maestro. Él es el único que puede darle carácter al corazón. Nuestros sentimientos siempre nos harán creer lo contrario a lo que quiere el Espíritu Santo con nosotros. Ocuparse del Espíritu es vida. Cuando le oyes, eres libre de opresiones.

Démosle el lugar al Espíritu Santo para que guie nuestras emociones.