La importancia de oír a Dios

Dios siempre se ha interesado en que el hombre camine con Él en Sus caminos, porque el camino de Dios es salvación, victoria, prosperidad, paz y bondad. Él no está interesado en seguirte a ti, sino en que tú lo sigas a Él. Sus pensamientos son mucho más elevados que los nuestros; es necesario que cambiemos nuestra forma de pensar y procurar que sean como los de Dios y así lograr andar en Su camino.

 

La Biblia está llena del pensamiento de Dios. Él se ocupó en plasmar su forma de pensar en la Palabra, para que al tener acceso a ella, sepamos cómo actuar frente a las circunstancias que se nos presenten. La única forma de que nuestros pensamientos sean como los de Dios es que lo escuchemos a Él, que se nos revelen los planes que tiene para nuestras vidas.

 

Hay momentos en los que tenemos percepciones erróneas frente a situaciones que se nos presentan y así nos sometemos a los engaños de personas, de nuestros pensamientos o sentimientos; es entonces cuando debemos buscar de Dios para oír su voz. Él desea librarte de todos los engaños que te presente el mundo para que recorras sus caminos. Permite que Dios sea bueno contigo en sobremanera. El engaño proviene principalmente, de tres formas diferentes: De nuestro corazón – que es más engañoso que todas las cosas (Jeremías 17:9) –,de las demás personas y de Satanás. Es preciso que escuchemos a Dios.

 

Dios tiene mucho que decirnos acerca de cómo resolver problemas, y Él tiene los recursos para resolverlos. Antes de tomar cualquier decisión, ¿por qué no buscamos su dirección? Si tomamos esta decisión, nos evitaremos muchísimos errores y problemas.

Existen tres maneras de oír a Dios:

1) Leyendo su Palabra.

2) Escuchando al Espíritu Santo.

3) Orando.

Pastor Francisco Barrios – Viernes 07-10-16