“La gratitud en medio de la oración”

La gratitud es más que una premisa religiosa en medio de la oración, en la Biblia encontramos decenas de versos que nos hablan de la acción de gracias en medio de ella. Debemos tener un corazón humilde, dependiente de Dios, y vivir conscientes de lo bueno que Él ha sido con nosotros, enfocados en las riquezas espirituales y no solo en las materiales. La fe no es solamente para conquistar lo material, porque cuando el corazón se va tras esas cosas le perdemos la esencia a la riqueza espiritual que tenemos. La gratitud es un estilo de vida que nos lleva a vivir completamente agradecidos, sintiéndonos en deuda con Dios, reconociendo que no lograremos pagar  lo que se nos ha sido dado por gracia, la salvación y tanto amor.

El orgullo, la soberbia, y el egoísmo roban de nosotros la gratitud, y tenemos mucho que agradecer, somos tan bendecidos con la salvación de un Dios tan maravilloso, por lo que jamás podremos poner en una balanza que lo material tenga más valor que esta salvación tan grande. La acción de gracias es la actitud de una persona de fe, porque lo contrario a ella es la queja, crítica y amargura, aquel que expresa su gratitud en medio de la oración le está diciendo a Dios que confía plenamente en que es su salvador, proveedor, sanador y que llegará a tiempo para traer respuesta, es parte del ejercicio de una fe verdadera.

Cuando damos gracias en medio de la oración nuestra percepción cambia y nuestro Dios se hace grande, el problema se minimiza y pierde poder e influencia sobre nuestra vida, porque la mirada es quitada de la circunstancia, de lo temporal y es puesta en lo eterno, la gratitud nos hace conectarnos con el corazón de Dios; el justo no pierde la revelación de dar gracias en los pequeños detalles. Cuando damos gracias nos proyectamos hacia nuestro futuro, en el área donde estamos siendo agradecidos nos estamos conectando con un milagro sobrenatural del cielo para nuestra vida.

Marcos 6:41: “Entonces tomó los cinco panes y los dos peces, y levantando los ojos al cielo, bendijo, y partió los panes, y dio a sus discípulos para que los pusiesen delante; y repartió los dos peces entre todos.”

La acción de gracias activa la bendición de Dios sobrenatural en lo poco. Hay muchas cosas que Dios ha puesto en nuestras manos y las hemos hecho más pequeñas por no dar gracias, lo que no se está multiplicando necesita gratitud, y lo que tiene gratitud tiene la bendición, y si tiene la bendición, tiene la multiplicación, tiene los milagros, lo sobrenatural, y la provisión. Si sabes dar gracias verás los momentos difíciles como oportunidades para confiar en Dios, amarlo, depender de Él y de lo poco se activará un milagro sobrenatural.