“La gente a quien Jesús llama”

Cuando Jesús nos abre los ojos, empezamos a ver lo que antes no veíamos, pues teníamos unos lentes que eran oscuros, esos son los antojos de la religión. Ahora cuando leemos a Jesús puedo descubrir tesoros que antes no veíamos.

Jesús fue amado en las calles y por el pueblo. Le daban una entrada triunfal, con honra, algo que el sistema religión le negó. Jesús hoy día está en las calles de Venezuela, no se está ganando los templos sino las calles de este país. “El Evangelio Cambia” no tiene aceptación en el sistema religioso, pero sí en las calles de Venezuela.

Jesús fue un revolucionario, rompió con paradigmas, sistemas religiosos y esquemas mentales que ataban a la gente a los hombres. Los líderes tenían celos de Jesús porque la gente lo amaba. Es un sistema que siente celos.

No busquen a Jesús en los templos, búsquenlo en las plazas, calles y todo lugar, allí van a conseguirlo, resucitado en las bocas de cada evangelizador. ¡Jesús no está muerto, Jesús hoy ha resucitado en Venezuela! No lo van a conseguir en los templos o en cementerios, lo verán en las calles, en cada evangelizador.

Los venezolanos aman y quieren a Jesús, pero no va a las iglesias, porque saben que en la religión no lo van a conseguir. La gente que conocía el Evangelio con Jesús no iba a templos. Al sistema religioso no le gusta que hablemos así, pero Jesús nos abrió los ojos y ahora no podemos callar su mensaje.

La gente no quiere a Jesús en un libro de historia o en una lápida, porque a Jesús no se le puede buscar allí. ¿La gente está preguntando donde han puesto a nuestro Señor? y por eso estamos saliendo a las calles predicando sus buenas nuevas.

¿En cuál versículo de la Biblia dice que la gente es salva por asistir a iglesias? Si hay que congregarse pero en la iglesia de Jesús. La biblia dice que quien creyere será salvo. Creer en Jesús es sencillo pero la religión lo complicó.

Venezuela paso el tiempo de tu llanto, deja de mirar el pasado, porque tu futuro es glorioso.

Si la santidad es perfección, ¿cómo el ángel más perfecto llamado Luzbel se volvió diablo?

Marcos 1:16: Andando junto al mar de Galilea, vio a Simón y a Andrés su hermano, que echaban la red en el mar; porque eran pescadores.

Jesús no llamó a gente muy perfecta, fueron a unos pescadores y al hacerlo no les dijo que serían doctores, pastores o profetas sino pescadores de hombres y tendrían un amor muy grande por el prójimo.

Hoy las personas quieren que Jesús las llame para ser grandes, o formar grandes templos y que no para ser pescadores de hombres.

Marcos 1:17-18: Y les dijo Jesús: Venid en pos de mí, y haré que seáis pescadores de hombres. Y dejando luego sus redes, le siguieron.

Jesús en ese momento no era famoso e igualmente estos hombres le siguieron porque algo ardió en sus corazones. Sin embargo, llamó a otro joven y no le siguió, pero unos hombres incultos sí le siguieron.

Marcos 2:13: Después volvió a salir al mar; y toda la gente venía a él, y les enseñaba.

Jesús nunca aceptó el sistema religioso y también buscó a un corrupto ladrón para que formara parte de su equipo. Este hombre dejó su cargo gubernamental y se fue con Jesús. Él llamo a un hombre lleno de defectos y mala reputación.

Hoy día, Él no ha cambiado y está caminando por las calles de Venezuela, llamando a gente sencilla para que sean pescadores de hombres y parte del Ejército Blanco de Salvación.

Dios lo está haciendo para avergonzar a los sabios y entendidos. Cuando atacamos la debilidad de un joven, estamos atacando su fortaleza. ¿Qué mantiene a un hombre de Dios siendo humilde? Su debilidad.

Jesús se llevó en la cruz nuestros pecados, pero no se llevó las debilidades. Tus debilidades son las que te hacen calificar para Dios. El hombre quiere llamar inmundo lo que Jesús ha limpiado, pero eso es lo que Él está llamado para que formen parte de “La Revolución de Jesús”