“La actitud para orar”

La actitud no es lo que aparentamos ni lo que decimos que somos; más bien, esta proviene de nuestro sistema de creencias. Tener una actitud correcta nos ayudará al momento de orar, nos hará ver cómo actuamos frente a los problemas, y a mantener nuestra fe en Dios. Si tenemos una fe correcta en el Dios que tenemos, tendremos la confianza de que la victoria será nuestra ante esa adversidad.

No debemos creer que Dios está atento para castigarnos, Él no es Dios castigador sino de amor, cuando oramos a Dios con amor, Él nos va a hablar. Si le pides dirección a un dios castigador lo que esperas recibir siempre será lo peor, más cuando oramos a Dios con la convicción de que Él nos va a responder con amor, así será. El que Toma la dirección incorrecta, Dios lo a va ayudar igual, si nos equivocamos recibiremos ayuda de Dios, pero mejor es no equivocarse, mejor es escuchar a Dios, porque Él no opera en temor, Él opera en fe.

Ester 4:11: “Todos los siervos del rey, y el pueblo de las provincias del rey, saben que cualquier hombre o mujer que entra en el patio interior para ver al rey, sin ser llamado, una sola ley hay respecto a él: ha de morir; salvo aquel a quien el rey extendiere el cetro de oro, el cual vivirá; y yo no he sido llamada para ver al rey estos treinta días.

Mardoqueo sabia al Dios al que él estaba clamando, por su actitud firme. Dios te va a salvar de cualquier modo, pero de que te salva, te salva. Dios es bueno, no te quiere destruir; si oras con la actitud correcta Dios te va a escuchar y a ayudar, salvación y respiro viene de parte de Dios, tal vez parezca imposible ante los ojos naturales, pero para Él no es problema ayudarte, tal vez no sepas cómo lo va hacer, pero de que lo va a hacer, lo va a hacer.

Es necesario orar con actitud, Dios dice en su Palabra que no solo te va a responder, sino que lo va a hacer pronto, pero una correcta actitud va a determinar la prontitud en la respuesta a esa oración. Dios no se tardará, ¡Vienen días de Gloria!