“La actitud frente a problemas y adversidades”

Dios nos ha dejado promesas en Su Palabra y las ha revelado a nuestros corazones, para que estas nos mantengan firmes en la fe y sin titubear; sin embargo, la mayor parte del tiempo nos encontramos con obstáculos en el trayecto mientras esperamos ver el cumplimiento de tales promesas.

Dejemos de concentrarnos en las circunstancias y empecemos a hablar la Palabra de Dios. Nuestra actitud frente a los problemas y las adversidades determinarán nuestras victorias o fracasos. Si no tenemos la actitud correcta, seremos vencidos en lugar de vencer ante esas situaciones. Actuar para aparentar estar bien o hacer creer a otras personas algo que en realidad no es, no es correspondiente de un hijo Suyo.

La actitud frente a los problemas dependerá de nuestra convicción y nuestra fe en Jesús. Tú no eres lo  que refleja el espejo, sino lo que tú crees que eres; a esto se le añade que quien esté contigo influirá en tu identidad. Si Dios está contigo, ¿qué actitud vas a tener frente a las distintas circunstancias? El cobarde, siempre corre porque busca la salida más fácil.

Cada problema que atraviesas y adversidad que superas, es una perfecta oportunidad para desarrollar tu fe. Mientras más difíciles se vuelven, mayor se hace tu carácter frente a ellas. Es normal cuestionarse el por qué tenemos que vivir momentos tan duros, pero es importante que sepamos que en medio de ellos, Dios está siempre entrenándonos para ser como leones espirituales.

Al cambiar nuestro sistema de creencias por lo que Dios ha prometido en Su Palabra, empieza a cambiar nuestra vida. No puedes poner tu confianza en nada que no sea Dios, porque te decepcionarás. Si tienes alguna dificultad, no creas que nadie puede entenderte, porque Jesús cargó con tus mismos problemas y no hay nada en lo que Él no pueda ayudarte.

Levanta tu expectativa, el Señor tiene grandes cosas preparadas para ti hoy. No importa cuál sea la situación por la que estés atravesando, ¡tienes un Dios Todopoderoso!