“Jesús, mi ejemplo en la intercesión”

Hebreos 5:1-3: “Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo.”

Necesitas conocer el ministerio intercesor de Jesús, porque hay situaciones que con cierto nivel de oración se pueden arreglar, pero cuando se vienen situaciones extremas, necesitas profundizar en el nivel de oración, a un nivel de intercesión.

Si alguien puede darte un ejemplo de lo que es la vida de intercesión y sus resultados, es Jesucristo, Él entregó su vida en esta tarea y aún se mantiene en ese sacerdocio para que tu fe no falte. Hay algo que debes saber y basar tu fe en eso, y es que Jesús está orando por ti, sabe las pruebas que te van a acontecer y por eso está delante del Padre, recordándole la condición a la que eres sometido. Jesús sabe los tiempos difíciles que vienen, pero también sabe que el poder de la intercesión puede librarte de cualquier mentira o atadura en tu contra.

Dios va a levantar intercesores que tengan carga, y muchas veces va a ser por una persona en la que no has pensado en mucho tiempo, porque Dios está contando contigo como alguien que tiene el corazón correcto para orar por su hermano. En la intercesión empiezas a sentir carga por tu hermano, por eso la intercesión tiene un punto clave y es que en ella se toma el lugar de otro para romper el lazo del enemigo, que está atando a alguien.

Un intercesor conoce a Dios, se relaciona con Él y aprende a estar cerca de su presencia, porque este era el oficio del sumo sacerdote; un intercesor se para delante de Dios en contra de Satanás y su pecado, y a favor de los hombres porque tiene el corazón de Dios. En tiempos extremos, intercesión extrema, porque hay un poder sobre la Iglesia que es permanente en la intercesión.

Cuando subes tu nivel de oración por el de intercesión, empiezas a encontrarte en la línea en la que Jesús ora y es allí cuando te encuentras con Él. La intercesión es el ministerio, la línea y el ambiente en el que Jesús habita en este tiempo, si no sabes dónde encontrar a Jesús, empieza a llevar tu oración a un nivel de ruego y clamor, y el Jesús que no veías se te va a aparecer, revelar, acercar y hablar, porque esa es la atmósfera en la que Él vive. El que aprende el poder de la intercesión sabe que puede cambiar las peores cosas y situaciones, porque no hay nada que la influencia de la intercesión no pueda tocar.