“Exhortación a la fe” (Servicio de Oración)



Proverbios 8: “¿No clama la sabiduría, Y da su voz la inteligencia? En las alturas junto al camino, A las encrucijadas de las veredas separa; En el lugar de las puertas, a la entrada de la ciudad, a la entrada de las puertas da voces: Oh hombres, a vosotros clamo; Dirijo mi voz a los hijos de los hombres. Entended, oh simples, discreción; Y vosotros, necios, entrad en cordura.  Oíd, porque hablaré cosas excelentes, Y abriré mis labios para cosas rectas. Porque mi boca hablará verdad, Y la impiedad abominan mis labios. Justas son todas las razones de mi boca; No hay en ellas cosa perversa ni torcida. Todas ellas son rectas al que entiende, Y razonables a los que han hallado sabiduría. Recibid mi enseñanza, y no plata; Y ciencia antes que el oro escogido. Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella. Yo, la sabiduría, habito con la cordura, Y hallo la ciencia de los consejos.  El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco. Conmigo está el consejo y el buen juicio; Yo soy la inteligencia; mío es el poder. Por mí reinan los reyes, Y los príncipes determinan justicia. Por mí dominan los príncipes, Y todos los gobernadores juzgan la tierra. Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan. Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas, y justicia. Mejor es mi fruto que el oro, y que el oro refinado; Y mi rédito mejor que la plata escogida. Por vereda de justicia guiaré, Por en medio de sendas de juicio, Para hacer que los que me aman tengan su heredad, Y que yo llene sus tesoros. Jehová me poseía en el principio, Ya de antiguo, antes de sus obras. Eternamente tuve el principado, desde el principio, Antes de la tierra. Antes de los abismos fui engendrada; Antes que fuesen las fuentes de las muchas aguas. Antes que los montes fuesen formados, Antes de los collados, ya había sido yo engendrada; No había aún hecho la tierra, ni los campos, Ni el principio del polvo del mundo. Cuando formaba los cielos, allí estaba yo; Cuando trazaba el círculo sobre la faz del abismo; Cuando afirmaba los cielos arriba, Cuando afirmaba las fuentes del abismo; Cuando ponía al mar su estatuto, Para que las aguas no traspasasen su mandamiento; Cuando establecía los fundamentos de la tierra, Con él estaba yo ordenándolo todo, Y era su delicia de día en día, Teniendo solaz delante de él en todo tiempo. Me regocijo en la parte habitable de su tierra; Y mis delicias son con los hijos de los hombres. Ahora, pues, hijos, oídme, Y bienaventurados los que guardan mis caminos. Atended el consejo, y sed sabios, Y no lo menospreciéis. Bienaventurado el hombre que me escucha, Velando a mis puertas cada día, Aguardando a los postes de mis puertas. Porque el que me halle, hallará la vida, Y alcanzará el favor de Jehová. Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; Todos los que me aborrecen aman la muerte

Necesitamos la humildad de acercarnos a Dios, y buscarlo en oración. Necesitamos estar convencidos FIRMEMENTE que Jehová es nuestro Pastor y NADA nos faltará. Aun las cosas inanimadas responden a la Palabra de Dios. Nos corresponde llevar el Reino de los Cielos a nuestras casas. Tomemos autoridad para declarar la Palabra de Dios sobre cada área de nuestras vidas. ¡Levántate y actúa! No seas como aquellos que se quedan esperando que algo suceda, y cree lo que Dios ya ha dicho.

Filipenses 4:19 “Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús”.

Hubo una generación que molestó a Dios, pues afirmaban “no vale la pena servir a Dios”. Lo más seguro es que en tu momento difícil, vengan pensamientos negativos como este, pero necesitas estar conectado con Dios para que su misma Palabra te dé la convicción para actuar en Fe.

 En la Biblia, está reflejada la historia de un hombre que llevó a su hijo endemoniado a Jesús, y recibió la negación de los discípulos, por lo que este padre se frustró. No obstante, Jesús permitió que se acercara, y aun delante de Él, el demonio que había poseído al hijo del hombre, hacía estragos con él; sin embargo, Jesús lo liberó. Asimismo, hemos presentado a Venezuela ante los pies de Dios, y Satanás quiere hacernos creer que el país morirá, pero Dios lo va a librar. La palabra dice: “El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo (Jesús) he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia”. Satanás atrae a Jesús. Cuando hay caos, Jesús está en camino para transformar esa realidad.

 1 Reyes 18:41 “Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye”.

 Esta buena palabra fue llevada por el profeta en medio de grandes dificultades para el pueblo de la tierra, Nosotros, como cristianos, debemos ser voceros de buenas noticias para animar a aquellos que no tienen esperanza con la Palabra de vida que hay en Dios. Dondequiera que nos paremos, declaremos la palabra de Dios, y seamos el cambio que este país necesita. No podemos huir, como Jonás, del llamado que Dios nos ha hecho. ¡Prediquemos en todo tiempo! Hay muchos que necesitan aumentar su fe y fortalecerse, y están necesitando que los hijos de Dios se levanten para marcar la diferencia y declarar la vida de Dios en todo lugar.

 Venezuela fue presentada a los pies de Jesús y aunque esté pasando por circunstancias difíciles ¡Venezuela va a ser libre y salva! El guion de tu vida está en las manos de Dios, y Él es especialista en escribir historias con finales felices. Si alineas tu oído a la Palabra de Dios, escucharás cosas que los demás no están escuchando. Venezuela está con dolores de parto, y lo que viene, es grandeza para nuestro país.