“El mundo espiritual”

Efesios 6:12: “Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes”.

Es necesario que entendamos que el mundo espiritual es más real que el físico, incluso, este afecta al mundo natural. De hecho, ignorar esta verdad no hace que el mundo espiritual sea irreal. Probablemente usted no vea ángeles o demonios, pero sí existen. Muchas de las cosas que suceden en el mundo físico, provienen del mundo espiritual, bien sea algo bueno o algo malo. De esa misma manera, lo que está ocurriendo en nuestro país es de carácter espiritual. Quizá usted piense que una enfermedad es solo de carácter natural, y puede usar medicamentos para atacar los síntomas de la misma; sin embargo, la raíz de ella proviene del mundo espiritual. La Biblia nos enseña que las cosas espirituales se disciernen únicamente de manera espiritual. En el libro de Daniel podemos ver un claro ejemplo de esta realidad.

Daniel 10:12-13: “Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido. Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.”

Previamente, Daniel estuvo orando y ayunando durante 21 días, mientras que se estaba librando una fuerte batalla espiritual en su nación. Cuando él recibe respuesta por parte de Dios a través del ángel, este le hizo saber que, a penas Daniel decidió no contaminar su corazón con lo que le ofrecía el rey, este ángel había sido enviado para darle una respuesta. Entonces, queda claramente explícito que Dios responde enseguida. Lo único que detuvo al ángel eran potestades en las regiones celestes; la tardanza de mi milagro está relacionada con la insistencia de mi oración.

Si la oración de un pueblo puede fortalecer la actividad angelical, entonces la actividad de hechiceros puede aumentar la actividad demoníaca en este país.  Es importante mencionar que, los demonios no saben todo, ni pueden estar en todo lugar, solo obtienen conclusiones de acuerdo a un método de observación en nuestra conducta. De igual forma, han observado diferentes avivamientos a lo largo de la historia, y saben qué características se presentan cuando algo del cielo está a punto de acontecer. Cada vez que Dios está por hacer algo, se encarga de anunciarlo mucho antes de que suceda, para que entendamos cuál sea su voluntad. Es nuestra responsabilidad atender a lo que Él nos ha estado diciendo y prometiendo, porque ciertamente lo cumplirá. Sería muy lamentable si llega ese tiempo y no nos hemos preparado. ¡Atendamos su llamado!

Dios establecerá su voluntad y su deseo en esta tierra, y nosotros debemos ser sabios espirituales. Satanás intentará dispersarnos y distraernos, ocupándonos en nuestros quehaceres diarios. A él no le conviene que la Iglesia se mantenga unida, pues es ahí donde Dios envía bendición y vida eterna, hay promesas del cielo para la Iglesia cuando se une, e incluso, los mayores milagros registrados en la Biblia ocurrieron cuando la Iglesia estaba junta y orando.