“El lenguaje de la fe” (Servicio de Oración)

Dios anunció a Adán y Eva acerca de un Salvador; esto nos hace comprender que Él tenía un proyecto pensado desde el inicio de la creación y pasó mucho tiempo hasta que eso se cumpliera. El cumplimiento de esta promesa fue la llegada de Jesús a la tierra. Mientras Jesús era una promesa para el pueblo de Dios, era solo “Verbo”. Asimismo, como Dios nos ha prometido bendecir cada área de nuestras vidas, se concretarán y se harán realidad en el tiempo perfecto; entre tanto, son “verbo”. Cuando Jesús vino a la tierra, quienes le conocieron, vieron su gloria; de igual forma, cuando las promesas de Dios para nosotros se materializan, vemos su gloria. ¡Venezuela verá la gloria de Dios!

Marcos 11:21: “Entonces Pedro, acordándose, le dijo: Maestro, mira, la higuera que maldijiste se ha secado. Respondiendo Jesús, les dijo: Tened fe en Dios. Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho. Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá. Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas”. 

Cuando Dios habla, lo hace con fe, de modo que la creación que usted y yo conocemos no es más que la muestra visible de la Palabra de Dios, y todo lo que existe fue hecho por su Palabra. Jesús es el Verbo hecho carne, y todas las cosas por Él fueron hechas. Cada palabra de Dios es creada en fe, y todo lo que Dios dice se cumple.

Toda Palabra de Dios es una promesa, la cual un día se materializa, se hace visible y notoria. Cuando la promesa se materializa, vemos la gloria de Dios; asimismo, verás materializado tu milagro. Las promesas de Dios son gestadas en un mundo invisible, para luego llevarse a cabo en uno visible.

Cada Palabra que Dios ha dado para este país será cumplida y seremos testigos de ello. Lo que usted pida orando, se cumplirá, porque Dios es Dios y tiene el poder para crear. Él no tiene ningún tipo de limitantes, por lo tanto, NO HAY NADA QUE ÉL NO PUEDA HACER.

Así como dice la Palabra, es necesario que al momento de orar, perdonemos toda ofensa; de este modo, nuestras oraciones serán más efectivas. Cuando oras sin dudar en tu corazón, lo haces conforme a la fe de Dios. Al orar, activamos la fe para crear o producir; así que, debes usar tu boca para bendecir y aplicar la Palabra de Dios.

Estamos orando conforme la promesa de Dios – cada vez vemos a más venezolanos convertidos a Jesús -. ¡Mira siempre lo que Dios está haciendo!