Destruye tus miedos

La verdadera razón por la que estamos y vivimos limitados no está afuera de nosotros, sino dentro, y está tan dentro que a veces no lo vemos. Lo que limita nuestras vidas se llama miedos, y ellos son los responsables de los límites que tenemos, son los verdugos de nuestros sueños y carceleros de nuestra fe. Solo una cosa convierte en imposible nuestros sueños: el miedo al fracaso.

El miedo tiene a personas haciendo cosas para lo cual no nacieron, y es que, el miedo es el instrumento de Satanás para tenernos limitados, viviendo vidas mediocres. Dios quiere romper nuestros miedos y liberar en nosotros la fe que viene cargada de valentía y coraje. La valentía prefiere perder una batalla que no haber luchado para ganarla, y no es que tenga ausencia de miedo, es que ella se determina a conquistar aunque tenga temor. Es necesario que sepamos que dentro de cada uno de nosotros yace la fuerza indomable de la fe, pero muchas veces el miedo la mantiene oculta.

Si somos liberados del miedo iremos a donde más nadie ha ido, y nuestros sueños y potencial van a ser desatados. Valentía es con miedo cruzar un Jordán y seguir a donde Dios dice que sigamos, no esperemos perder el miedo, ¡venzámoslo!, démosle la cara y salgamos adelante. Dios no quiere que el sueño que Él depositó en nosotros muera, y la única forma de mantenerlo vivo es enfrentando los miedos con la fe de Dios y con los recursos que la Biblia nos da.

Se requiere coraje para vencer los límites,  los miedos, para decirle no al pecado, y para aceptar el llamado de Dios. Ser promedio y del montón es fácil, solo hay que seguir a donde todos van.  ¿Queremos ser exitosos y ser la Iglesia que coloque a este país de rodillas ante Dios? Tenemos que ser valientes, los cobardes van a hablar, pero los valientes van a actuar. Necesitaremos mucha valentía para ser exitosos, todos quieren prosperidad y bendición, pero sin coraje.

Josué 1:9-8: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas.”

Podremos vencer el desánimo y los miedos oyendo la Palabra de Dios. Para tener coraje Dios nos da promesas, y si tenemos coraje y valentía nos mantendremos oyendo a Dios, y si nos mantenemos en esta postura vamos a prosperar y a vencer al desánimo que pueda venir a nuestras vidas. No alimentemos los miedos, ¡alimentémonos de la Palabra de Dios! Mantengámonos hablando y memorizando las promesas que Él nos ha dado. Cuando vengan los temores corramos a la Palabra, a las promesas, y volvamos a conectar con el ADN de Dios porque los temores huyen a la Palabra y presencia de Dios.