Despertando una fe agresiva

Génesis 1:26-28: “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Hoy, Dios quiere despertar en ti la fe pasiva para que sea una fe activa, quiere que esa fe defensiva sea una fe ofensiva. Hay circunstancias que te están golpeando, pero Dios las está utilizando para despertar al hombre interior y la autoridad que Él te ha entregado. El cielo te ha revestido de autoridad y hoy te dice: “párate, reprende y ata, porque todo lo que ates en la tierra será atado en el cielo”. Hoy, grítale a voz en cuello a tu circunstancia, ponle fecha de caducidad a tu problema, comienza a ordenar, a decretar con tu boca, a profetizar, a pararte con una actitud de león y deja de ser manso ante el problema.

La Iglesia no debe ser pasiva en este tiempo, porque está ante una guerra espiritual, y frente a un momento de definición, por lo que debe ser consciente de que Dios la ha revestido de autoridad. Si Dios te entrenó, capacitó, dio a su hijo por ti, te ha dado promesas y autoridad, lo que Él espera es que te levantes como valiente ante las circunstancias de la vida; recordando que la autoridad que Dios te ha dado no está en los bienes materiales que posees, sino dentro de ti.

Salmo 8:6: “Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies.”

La  enfermedad por la cual puedas estar pasando, la deuda que hoy puedas tener, está debajo de tus pies, lo que debes hacer es ejercer autoridad sobre ella, y dejar de ser pasivo delante del diablo, y empezar a ser humilde delante de Dios. Baja la cabeza delante de Dios, pero levántala delante del problema, es tiempo de ejercer la autoridad, dominio y señorío. Mucha gente quiere tener una fe pasiva, primero ver para creer, pero la fe es agresiva, ella da un paso adelante y después ve lo que ha pedido. Dios quiere que te levantes, que ordenes y que ates, porque Él colocó todo debajo de tus pies.

Para Dios despertar en ti la fe agresiva, va a generar circunstancias que te van a llevar a ejercer autoridad, va a utilizar el ejercito de Faraón y un mar al frente, porque son  las adversidades las que te impulsan a desarrollar un espíritu de intercesión, para así tener una fe agresiva. Las circunstancias te van a estrechar hasta que tengas que orar agresivamente. El momento que vive Venezuela va a despertar a los leones que nunca antes se habían visto, y a levantar gente con una clase de liderazgo que jamás ninguna otra nación ha tenido. Este tiempo está levantando en ti esa fe indomable que tiene el poder para sobrevivir a la noche más oscura.