Derribado, pero no destruido.

Cuando empezamos a hacer comparaciones, nuestro corazón se daña y comenzamos a apartarnos de la verdad. Todos estamos sometidos a pruebas y tentaciones. Cada persona tiene distintas dificultades por enfrentar.

Mateo 7:24-25: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca”.

En la Biblia, Dios nunca prometió que no viviríamos tormentas. Además, siempre seremos engañados por Satanás para hacernos creer que los que no temen a Dios no sufren las mismas pruebas que los cristianos y que ellos viven mejor. El que no tiene a Dios, no tiene la garantía de salir en victoria de una tormenta. Si tienes a Jesús en tu corazón, tienes la garantía de vencer. (Salmo 92:12)

Vendrán tribulaciones y estarás en apuros, pero en esos momentos Dios te dice: “¡No estás solo, ni destruido, ni desamparado! ¡No te desesperes!”. En medio de las tormentas solemos pensar que todo se ha terminado, pero Dios hace que tu principio pequeño se convierta en un final grande. El problema va a pasar, pero los que creemos en Dios, vamos a quedar. ¡Tú vas a florecer, y de esa adversidad vas a salir más fuerte! (Salmo 91:13)

Todos estamos sometidos a pruebas y aflicciones, no te compares con otros, pero lo peor que podemos hacer es cuestionar las cosas de Dios. Él hace una diferencia entre el que oye Su Palabra y el que no la oye, pues el que atiende a sus Palabras, tiene la garantía de salir victorioso de cada adversidad. Quizás estemos derribados, pero no estamos destruidos. ¡Dios es nuestra fortaleza! Jesús dice que aunque andes por el fuego no te quemarás porque Él estará contigo. Toda esta situación es pasajera y temporal. Tú vas a florecer y de ese problema saldrás más fuerte, y la fe será la que te saque en victoria del horno de fuego. El que se aferra a la Palabra de Dios siempre estará firme en medio de la dificultad.

Viernes 21-10-16 – Pastor Francisco Barrios