“Cuando Jesús está en la casa”

La Biblia nos da patrones para saber qué hacer en nuestras vidas, con nuestros familiares, para saber cómo reconocer a Jesús, buscarlo y como llevarlo a las personas. Por esto, el que lee la Palabra no es engañado.

Marcos 2: 1-2: “Entró Jesús otra vez en Capernaum después de algunos días, y se oyó que estaba en casa. E inmediatamente se juntaron muchos, de manera que ya no cabían ni aun a la puerta; y les predicaba la palabra.”

Cuando Jesús está en el lugar hay un hambre por oírlo y saber de Él. La palabra es un arma de doble filo, edifica a los que son creyentes y a los no creyentes, a los que están perdidos.

Lucas 15: 1: “Se acercaban a Jesús todos los publicanos y pecadores para oírle,”

Las características de los que se acercaban a Jesús eran “Todas” tanto los creyentes como aquellos que no tienen a Jesús en sus corazones. Él vino no por los sanos si no por los enfermos.

1) Cuando Jesús está en un lugar hay multitud de gente, esta es una de las características. Cuando Jesús predicaba todos se unían, no era mensajes para separar sino un mensaje para toda clase de gente. Había gente que guardaba y gente que no guardaba la palabra.

Lucas 15: 2: “y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este a los pecadores recibe, y con ellos come.”

2) Les predicaba la palabra. Jesús cuando veía las multitudes les predicaba la palabra, mensajes de amor, esperanza, para redargüir pecados. No predicaba para hacerse famoso o por las ofrendas como hay gente que lo hace hoy en día. Sus mensajes no eran de liberación, de prosperidad aunque alimento a cinco mil, ni de sanidad aunque sano a muchos. El énfasis de Él era la Salvación y perdón de pecados.

Marcos 2: 3- 4: “Entonces vinieron a él unos trayendo un paralítico, que era cargado por cuatro. Y como no podían acercarse a él a causa de la multitud, descubrieron el techo de donde estaba, y haciendo una abertura, bajaron el lecho en que yacía el paralítico.”

Con el paralitico Jesús nos da un patrón para ayudar a salvar nuestra familia, un país. Este paralítico representa cada uno de ellos, un amigo, familiar, nuestro país. La biblia nos dice y nos da promesa de que Dios bendecirá nuestras generaciones sin condiciones, hay gracia y misericordia a favor de los perdidos. Este versículo nos enseña que, la gente que tiene fe no critica si no que avanza. Cuando Dios le da algo a alguien es para que se los des a los hambrientos, necesitados, a los que no tienen.

La fe siempre vence la resistencia. Estas cuatro personas en el versículo iban a ayudar, no les importo hacer algo a favor de otro. Se necesita que se junte la fe de unos con otros para influenciar el cielo. Si podemos influenciar el cielo a favor de un familiar que esta postrado y que con sus fueras no puede ir a Jesús, necesita de los que tenemos fe para ayudarlo para cargarlo y llevarlo a Jesús.

Marcos 2: 5: “Al ver Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: Hijo, tus pecados te son perdonados.”

3) La gente que tiene a Jesús tiene amor que empuja su fe. No hay fe más poderosa que la que esta movida por el amor. La Biblia se centra en cuatro personas que tuvieron fe. Dios ve la fe de nosotros por la salvación de nuestro país, somos más de cuatro juntos creyendo y trabajando por el país. Esto está en la biblia, si Dios vio la fe de estas personas con el paralitico porque no va a ver nuestra fe por un familiar, un amigo, un país.

La fe por amor no te hace esclavo sino siervo de la gente.  Hay gente que quiere ser siervo de Dios y no de la gente. Necesitamos líderes, pastores, personas siervos de la gente no jefes.

La reacción de Jesús fue hacia la salvación de alma de aquel paralitico y no la sanidad. Él no nos da lo que queremos sino lo que necesitamos. Por ello, la mayor prioridad del cielo es la salvación. Hoy en Venezuela tenemos un evangelio Cambia que está saliendo por la salvación. Cuando hay salvación y perdón de pecados llegan los días de gloria para nuestro país.

Marcos 2: 6: “Estaban allí sentados algunos de los escribas, los cuales cavilaban en sus corazones.”

Siempre vamos a tener una fuerte oposición cuando hay salvación y perdón de pecados. Cuando Jesús habla de salvación se levanta algo en contra. Pero luego como testimonio llega la sanación del paralítico.

Marcos 2: 11-12: “A ti te digo: Levántate, toma tu lecho, y vete a tu casa. Entonces él se levantó en seguida, y tomando su lecho, salió delante de todos, de manera que todos se asombraron, y glorificaron a Dios, diciendo: Nunca hemos visto tal cosa.”

Luego de la salvación y perdón de pecados llegan los milagros, ya sean financieros, de sanidad, u otros sobre las vidas. El cielo oye esta fe por amor y Dios te dará tu milagro.