“Creyendo y creando con la fe de Dios”

Hebreos 11:3: “Por la fe comprendemos que el universo fue constituido por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

Todo lo que existe fue creado por medio de la fe de Dios, y a esa fe no se puede acceder a través de cosas naturales como la razón, la lógica y la mente; si tratamos de ver la creación desde el ámbito natural o material, no la vamos a entender, porque la fe es netamente espiritual, las cosas que hoy vemos no comenzaron en el mundo físico, sino en el mundo espiritual.

Si hay algo que no tienes en el mundo físico o material, entonces necesitas usar y enfocar correctamente la fe creativa de Dios para obtenerlo. Tenemos el  mismo tipo de fe de Dios, porque fuimos creados por su fe; además Él es el autor y consumador de ella, por ende, como eres hijo de Dios, tienes su naturaleza divina, su imagen y semejanza, y a través de ella tienes la fe sobrenatural de Él. El hombre nacido de nuevo es la única persona que tiene poder creativo y al que le fue autorizado el poder para que por medio de la fe pueda creer lo imposible y crear lo que no hay.

Las cosas antes de ser en lo material, son fe, y  si tienes fe, tienes la materia prima para crear lo que quieras, porque lo que Dios nos quiere dar no es todo lo que hemos visto, hay mas, tenemos el material para crear algo que no se ha visto todavía. Dios necesita un corazón en la tierra que repita lo que Él dice desde el cielo, porque cuando Él envía la palabra de fe, para poder materializarse en la tierra, necesita un corazón que crea y una boca que confiese para que sea hecho, y allí es que entras tú, como un canal de bendición en la fe.

Dios nos dio un poder creativo y tú y yo necesitamos utilizarlo, porque no solo debemos creer, sino que también crear, ¡es tiempo de edificar! Dios nos toma para que culminemos lo que Él ya empezó, para que sigamos creando. Hay momentos en los que tendrás que enfrentar situaciones con la fe que Dios te ha dado; cuando los discípulos estaban en la barca, Jesús se durmió porque ya les había enseñado, pero se viene la tormenta y en medio de ella hacen sus análisis, sus esfuerzos, pero nada funcionó, es en ese momento cuando levantan al Maestro, a lo que Él les responde, ¿cómo así que no tienen  fe?, ya les he enseñado, porque no todo el tiempo estaré con ustedes, les quiso decir que debían empezar a usar su fe para calmar la tormenta, poner su parte, para que el milagro se materialice.

Hoy más que nunca necesitamos que la fe se materialice, porque donde no hay, ella hace que haya, cuando hay un vacío, ella lo llena, si en lo material no tenemos como llenar un vacío,  al traer la fe a ese lugar, ella tiene la capacidad de materializar lo que se necesita. Cuando necesites un milagro en lo físico empieza a traer la palabra de fe. La fe tiene la capacidad de convertirse en lo que necesitas, por eso, es que cuando comienzas a confesar la Palabra, el vacío se llena de un material que se llama poder creativo, que es traído del mundo espiritual al mundo natural. No te preocupes por el canal por el cual va a llegar, porque por el que menos imaginas, la fe llega y con ella la provisión.