“Creados para servir”

Hageo 1:9: Buscáis mucho, y halláis poco; y encerráis en casa, y yo lo disiparé en un soplo. ¿Por qué? dice Jehová de los ejércitos. Por cuanto mi casa está desierta, y cada uno de vosotros corre a su propia casa.”

Hageo 1:12: Y oyó Zorobabel hijo de Salatiel, y Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y todo el resto del pueblo, la voz de Jehová su Dios, y las palabras del profeta Hageo, como le había enviado Jehová su Dios; y temió el pueblo delante de Jehová.”

Dios le da esta palabra al pueblo para exhórtales a cambiar sus prioridades. Es peligroso cuando la iglesia está enfocada en sus propios asuntos y no en la obra de Dios. Dios le reclamó al pueblo de Israel que estaban desconectados de Su presencia, reiterándoles que ya es tiempo de servirle a Él.

Dios le dice al hombre que tiene tiempo para las cosas del mundo y realmente no tiene tiempo para Él. ¿Tienes tiempo para saciar tus anhelos, pero no para la obra de Dios? En el corazón del hombre hay muchos planes, pero prevalece el propósito de Dios.

Dios es quien va a prevalecer sobre el propósito del hombre, si el hombre hace sus planes con Dios siempre le irá bien porque separado de Él nada puede hacer. No importa cuánto te esfuerces, si no tienes a Dios contigo nada saldrá bien.

Una vez que el pueblo de Dios escuchó su voz, derramó un espíritu de servicio. Entonces, las personas que no querían servir por estar ocupadas en sus asuntos se comprometieron con la obra de Dios. El corazón de siervo no lo desarrollas en un libro, solo lo da Jesús y participando en su obra.

Jesús es totalmente diferente ya que Él es servidor y dador. Esto quiere decir, que hay que servir al pueblo de Dios.

Génesis 1:27-28: “Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.”

Dios creó al humano con su carácter y forma de ser. Adán le falló a Dios y levantó a un segundo Adán llamado Jesús. Jesús es la imagen misma de la sustancia del Padre, es decir, Jesús era Dios y un siervo, Él representa la imagen de lo que Dios es.

Pilatos pensaba que Jesús como Rey era un hombre vestido con ropas reales y corona de oro, pero resultó ser un hombre sencillo y humilde, un hombre servidor y dador. Cuando sirves a otro y te ocupas de su necesidad, Dios se encarga de lo que tú necesitas.

Dios le dio al hombre señorío sobre todo lo que está en la tierra, el mar y la creación pero no sobre su semejante, porque el prójimo es para ser servido. Cuando los cristianos tenemos posiciones de liderazgo es para servir.

El primer mandamiento es amar a tu prójimo, entonces quien no ama, no puede servir. Debemos demostrar a Jesús, es decir, Dios está buscando en este tiempo, personas que lo muestren con su vida y actitudes. Quien quiere ser líder, debe ser el más humilde.

Jesús dijo que es mejor dar que recibir, las posiciones políticas y de grandeza no son para enseñorearse. Dios nos creó para servir, es decir, para amar a Dios y a nuestros semejantes.

Somos creados por Dios y es por eso la gente debe ver a Jesús en nosotros. Quien quiere estar en lo más alto que le sirva al prójimo. Dios te bendice cuando le sirves a tu hermano, ese es el Cristo que la gente quiere ver.

Ezequiel 34:2: “Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños?”

Ezequiel 34:20-22: “Por tanto, así les dice Jehová el Señor: He aquí yo, yo juzgaré entre la oveja engordada y la oveja flaca, por cuanto empujasteis con el costado y con el hombro, y acorneasteis con vuestros cuernos a todas las débiles, hasta que las echasteis y las dispersasteis. Yo salvaré a mis ovejas, y nunca más serán para rapiña; y juzgaré entre oveja y oveja.”

Dios ha puesto a líderes para servir a la gente, por ello, no debes gloriarte de ti mismo y debes ser compasivo con el débil. Dios siempre buscará a la oveja débil y golpeada, no a la gorda. En este tiempo, Dios va a levantar personas con corazones de siervo, esa es la gente que Dios va a bendecir.

Dios no ha puesto a los líderes para servirse a sí mismos sino para servirles a las ovejas. Dios mismo va a pastorear a los débiles y no los abandonará. Viene una reforma donde será sumergida en un espíritu de servicio.