“Clamemos a Dios” (Servicio de Oración)

Isaías 55:6: “Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié”. 

Nos conviene dejar nuestras maneras humanas de pensar, porque Dios está a punto de hacer algo mucho mejor con nosotros. La Palabra de Dios está sembrándose en nuestros corazones, y será la que nos hará prosperar y producir. Nos dará todo cuanto necesitamos.

Cuando alguien con autoridad activa un decreto contra una persona, la única forma de anular ese decreto, es que una persona de mayor autoridad la anule. Dios ha decretado vida para nosotros, y no hay NADIE mayor que Él, por lo que nada logrará anular esas palabras. Dios cumplirá y concederá tus deseos. Él oye nuestro clamor y nos salva. Él es nuestro Salvador, no solo porque nos dio la vida eterna, sino porque día tras día, nos libra de situaciones difíciles y de los problemas. NO importa cuán fuerte sea la crisis que atravesamos, porque mayor es el que está con nosotros. Hay un decreto de parte de Dios que no será revocado, ni anulado. El enemigo intentará hacernos pensar lo contrario acerca de las promesas que Dios ha decretado para nuestras vidas, pero Dios es inconmovible y cumple sus palabras. Clamemos a Dios, sabiendo que le pertenecemos a Cristo, nuestro defensor, y que sus palabras permanecen para siempre.

Salmo 145:18-19: “Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras. Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará.”