“Cambiando el destino de una nación con oración y ayuno” (Ayuno Nacional por Venezuela)

La única forma de cambiar el destino de una nación es con ayuno y oración, porque algo sucede cuando hombres de Dios usan estas dos poderosas herramientas para modelar y cambiar la historia del mundo. Esto no se trata simplemente de gritar, se trata de conocer cuáles son los propósitos de Dios, es por ello, que estamos orando para que los propósitos de Dios se cumplan en Venezuela, para que Dios sea popular en todo lugar. La Iglesia en Venezuela ha entendido que ha sido un tiempo de sufrimiento, pero se ha humillado porque los cristianos responsables deben ir a la Presencia de Dios con oración y ayuno.

Isaías 40:21-24: “¿No sabéis? ¿No habéis oído? ¿Nunca os lo han dicho desde el principio? ¿No habéis sido enseñados desde que la tierra se fundó? El está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una tienda para morar. El convierte en nada a los poderosos, y a los que gobiernan la tierra hace como cosa vana. Como si nunca hubieran sido plantados, como si nunca hubieran sido sembrados, como si nunca su tronco hubiera tenido raíz en la tierra; tan pronto como sopla en ellos se secan, y el torbellino los lleva como hojarasca”.

Dios convierte en nada a los que dicen que su dios es el diablo, es por ello, que la Iglesia sigue viva y bien, no podemos venir contra Dios porque Él sigue siendo el Dios del cielo y la tierra, y en este tiempo de oración y ayuno estamos activando al Espíritu Santo, porque  los que clamaron van a obtener lo que pidieron. La única forma que un país llegue a Dios es que tenga un punto de quiebre, donde ya no se vea solución, la única respuesta es recurrir a Dios. El Reino de los cielos ha llegado y todo otro reino es pasajero, Dios enviará un tsunami de su Espíritu Santo a aquellos que se oponen a su Reino.

Vístete con la armadura de Dios para que puedas ganar en el día malo, en oración y ayuno pedimos a Dios que levante hombres justos y santos, porque tenemos el poder de atar y desatar. Dios puede levantar al que no es para avergonzar al que es y llevar la nación a un punto de quiebre para que se puedan volver a Jesús. Estamos buscando que cada nación sea llena del conocimiento de Dios, gobiernos que sean simpáticos a la predicación del evangelio, y que la gloria de Dios tiene que venir sobre las naciones y la tierra debe ser llena del conocimiento de Dios.