Apercibidos en la Palabra de Dios


Salmos 119:15-16: “En tus mandamientos meditaré; consideraré tus caminos. Me regocijaré en tus estatutos; no me olvidaré de tus palabras.”

Si estás ocupado en meditar los principios que la Biblia tiene para ti, entonces dejarás de ser perturbado por cualquier pensamiento que pretenda robarte la paz. Cuando dejamos minar nuestras mentes con motivos que nos llenan de preocupación, afán, temor o incluso incertidumbre, nos alejamos de lo que Dios tiene preparado para nosotros. Al estar apercibidos de lo que sucede en el mundo espiritual se afirma nuestra identidad en Él y se fortalece nuestra convicción en Sus promesas. Vivimos tiempos de profundos y acelerados cambios de los cuales debemos estar apercibidos para no ser engañados o distraídos. No dejemos que nuestros pensamientos debiliten nuestra fe y estén por encima de lo que dice la Palabra de Dios; la fe no niega la realidad pero sí puede cambiar las circunstancias. Dios es más grande que cualquier enfermedad, circunstancia, escasez o problema que podamos estar atravesando. El poder de Dios está por encima de todo ¡Su poder es ilimitado! Seamos prudentes y sensatos, evitemos distraernos en cosas vanas y sin valor. Las cosas de este mundo son pasajeras, mas todo lo que proviene de Dios es eterno e inconmovible.