“Acerquémonos a Dios con fe”

Hebreos 11:6 “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.”

Es necesario que quien se acerque a Dios crea que le hay, nadie busca a Dios en vano. Dios le está haciendo un llamado a su Iglesia para que continúe buscándolo. Para agradar a Dios necesitas acercarte y así Él cambiará tu vida. Dios está levantando a una generación con anhelo por su presencia.

Mateo 6:6 “Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

Para tener fe tenemos que acercarnos a ese Padre bueno. Cada vez que invocamos la sangre de Cristo el camino a la presencia de Dios se abre. Es un momento para que tengas comunión con tu Padre y Él pueda cambiarte.

Salmos 121:1-2 “Alzaré mis ojos a los montes;  ¿De dónde vendrá mi socorro?  Mi socorro viene de Jehová, que hizo los cielos y la tierra.”

 

Todo lo que sucede en secreto mañana se verá y reconocerá en público, lo que conquistes en privado con Dios todo el mundo lo verá. Las grandes victorias en tu vida tienen que ver con tu relación con Dios. Cuando te acercas a Dios te das cuenta que tu fe tiene la influencia para mover al Dios que todo lo puede. Tu oración y comunión con Dios lo motivan a responderte.

Cuando estás en el lugar secreto con Dios, el cielo te conoce y el infierno te teme. La oración unida a la fe tiene un poder ilimitado, porque puede mover cualquier obstáculo de tu vida. Estar con Dios te saca de tus limitaciones, porque entiendes que Dios camina contigo y cualquier puerta se puede abrir. La fe tiene que ver con una decisión y convicción porque no es algo emocional.

Marcos 11:24 “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá.”

Al orar y acercarse a Dios con fe entiendes que Dios ya tiene cosas preparadas y están hechas porque tu oración te eleva a todas las cosas que Dios ya ha preparado, cuando oras con fe sabes que esas cosas tienen tu dirección y tu nombre. La oración te va a traer la revelación que ya esas cosas están preparadas y se te han concedido.

Cuando oras subes a ese lugar donde están los depósitos del cielo. La fe hace que se te revele las cosas te pertenecen y tienes la convicción para traerlo de lo eterno a la tierra. Tienes que orar hasta que recibas tu milagro, ora creyendo que ya lo recibiste.

Juan 14:11-12: “Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre.”

La fe en Jesús es el centro para acercarte a Dios, ¿sabes qué es fe? Todo el poder de Jesús en ti.

Juan 14:13: “Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.”

No te desconectes de Jesús, Él una obra en ti y te ayudará a terminarla. No seas de momentos, vive conectado en comunión, en intimidad con Dios. Lejos de Dios nada de poder eterno podrás hacer.