ESTA SEMANA COMENZAMOS NUESTRA CONVOCACIÓN INTERNACIONAL MARANATHA 2018 – HACIA UNA GLORIA MAYOR

¡Iglesia, recupera tu gloria! – Apóstol Nahum Rosario

Dios no tiene un patrón de funcionamiento, y este año será muy diferente a los anteriores. Los que son dirigidos por el Espíritu Santo son hijos de Dios.

“Dios no pone una incomodidad en sus siervos a menos que Dios tenga un plan de ataque; un plan de ataque para que su Iglesia recupere todo lo que ha perdido”. Apóstol Nahum Rosario.

Juan 17:18 “Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo”.

Todo lo que Jesús dice tiene el potencial de cumplirse. El hecho de que nosotros como Iglesia no lo hayamos cumplido, no cambia esta verdad. La manifestación de la gloria de Dios no va a venir desde una oficina, viene de una relación con Dios. Así como Jesús vino a manifestar la gloria de Dios, nosotros debemos también manifestar la gloria de Dios. Esa gloria se manifiesta en la medida que nosotros amemos al mundo como él lo ama, sin ese amor la gloria de Dios no se va a manifestar. La gloria de Dios es para salvar y sanar al mundo.

Jesús está esperando por una Iglesia atrevida que manifieste esos días de gloria. Ya Jesús se santificó por nosotros, ahora tú debes santificarte para que otros se santifiquen y seas un instrumento para que otros sean salvos.

Juan 17: 19-20 “Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad. Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos”.

¡La gloria de la resurrección! – Pastor Yobanny Blanco

Juan 11: 1 – 4 “Estaba entonces enfermo uno llamado Lázaro, de Betania, la aldea de María y de Marta su hermana. (María, cuyo hermano Lázaro estaba enfermo, fue la que ungió al Señor con perfume, y le enjugó los pies con sus cabellos. Enviaron, pues, las hermanas para decir a Jesús: Señor, he aquí el que amas está enfermo. Oyéndolo Jesús, dijo: Esta enfermedad no es para muerte, sino para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella.”

Si pudiéramos entender que detrás de cada situación, por difícil o inexplicable que parezca, que Dios tiene un plan, un propósito y una visión más alta de lo que nuestra mente puede comprender; entonces no solo comprenderíamos y tendríamos revelación de lo que está aconteciendo, sino que también tendríamos una mejor disposición para trabajar con lo que Dios quiere hacer.

Jesús siempre ve el final de las cosas antes de que acontezcan, a él nada lo toma por sorpresa, cuando algo sucede ya Dios tiene un plan y una solución. No hay nada por lo que atravesemos que ya Dios no haya dispuesto que podamos superar. Lo primero que Jesús hace es enviar la Palabra, y con la Palabra el Espíritu de gloria. Ya Jesús sabía que la gloria de Dios se iba a manifestar en medio de esa circunstancia. Si tu envías la palabra de fe, la palabra de gloria, la palabra al final del camino, aunque se vea mal en el camino; va a terminar bien. Dios va a permitir que lleguemos hasta donde llegue la palabra que estamos enviando en Su nombre, en medio de una circunstancia.

El conocer a Dios a diario nos expone a la manifestación de la gloria mayor. La gloria nunca llega tarde, la gloria llega en el momento correcto, en el momento oportuno. Este nivel de gloria puede afectar a miles y millones, Jesús no solo iba a resucitar a Lázaro, él iba a salvar a todos los que allí estaban.

Juan 17: 22 – 23 “La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado.”

Jesús quería que entendiésemos que somos amados del Padre, que no estamos solos, que él no era el único y especial, él vino a mostrar el amor del Padre y que nos sintiéramos aceptados, porque si no recibes el amor no recibes la gloria, si no te abres al amor y a la unidad y esa comunión íntima, no te abres a la gloria.

Jornada hacia una gloria mayor – Pastora Joann Rosario Condrey

Debemos buscar el rostro de Dios como nunca antes en nuestras vidas. Cuando alguien está buscando el rostro de Dios, su cara brilla.

Dios va a expandir nuestra capacidad para cargarlo a Él. La gloria de hace 3 años no va a alcanzar para lo que Dios va a hacer este año.

Éxodo 2: 11 – 12 “En aquellos días sucedió que crecido ya Moisés, salió a sus hermanos, y los vio en sus duras tareas, y observó a un egipcio que golpeaba a uno de los hebreos, sus hermanos. Entonces miró a todas partes, y viendo que no parecía nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.”

Los tratos de Dios han estado manifestándose en nosotros desde hace mucho tiempo, pero tenemos que entender que Dios nos lleva de momento en momento, de etapa en etapa, esto no es algo que es para una sola vez, porque esta gloria cuesta. Hay un problema cuando nosotros sentimos el propósito de Dios que arde en nuestro corazón, pero queremos manifestar ese propósito en la carne, sin la gloria. Hay cosas que Dios tiene para nosotros, que las dañamos porque el ingrediente principal para que sucedan, que es Dios, no está. Moisés quiso manifestar su propósito en la carne, sin buscar a Dios, en sus fuerzas. Dios no nos va a permitir éxitos en nuestras fuerzas.

Éxodo 2: 15 – 16 “Oyendo Faraón acerca de este hecho, procuró matar a Moisés; pero Moisés huyó de delante de Faraón, y habitó en la tierra de Madián. Y estando sentado junto al pozo, siete hijas que tenía el sacerdote de Madián vinieron a sacar agua para llenar las pilas y dar de beber a las ovejas de su padre.”

Primeramente, Moisés quiso cumplir su propósito en la carne, y después tuvo que dejar atrás todo el esplendor, la provisión, la posición real, riquezas y todo lo que tenía él en Egipto. Ese fue su proceso, pero la gloria que Dios nos ha prometido es mayor a lo que podamos sufrir. Sin muerte, no hay resurrección y no hay gloria. Dios se convirtió en la provisión de Moisés al salir de Egipto, parecía al mundo que Moisés fue degradado, pero Dios lo estaba promoviendo; la promoción de Dios no se parece en nada a la promoción del mundo, parece más difícil y largo el camino, pero la bendición de la promoción de Dios es más duradera y no te daña, y al cambio te da vida, larga vida.

La Gloria está preparando el escenario de Dios – Apóstol Hugo López

Hay una gloria nueva, un destello nuevo. No lo hemos visto pero se ha aproximado, hay una gran conmoción en los aires, tenemos que entender que hay una batalla espiritual. Se están batallando destinos, millones de almas. Dios ha elegido a los de esta casa para traer salvación, el destino de tu nación está dentro de ti.

Esto no se trata de capacidades, esto es de elección de Dios, y Dios eligió a esta casa. Miles de jóvenes traerán a los pies del Señor a millones de personas.

Dios tiene la total y absoluta confianza y fe en nosotros para esto. A Él le ha placido colocar sus ojos sobre nosotros para tomar decisiones del cielo en la tierra. Debemos ser sencillos y humildes para lo que Dios va a hacer. Dios no se repite en moveres, Dios se supera en moveres, y ahora está apunto de tocarnos con una ola de poder y de milagros como no se ha visto antes. Dios tiene su escenario y ya ha orquestado todo. No habrá quién se oponga con lo que Dios va a hacer.

Isaías 60: 1 “Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones; más sobre ti amanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento. Alza tus ojos alrededor y mira, todos éstos se han juntado, vinieron a ti; tus hijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos.”.

Algo está naciendo sobre ti, toda esta semana, estará naciendo algo nuevo. No importa la oscuridad que hay sobre tu ciudad, Dios va a resplandecer.

¡El deseo por una gloria mayor! – Pastor Dennis Rosales

Dios es grande y hay que desearlo con anhelo hasta conseguirlo. Los tiempos pueden cambiar, pero las promesas de Dios nunca cambian, él es el mismo y espera que cumplamos su palabra a pesar de las circunstancias. Dios está buscando que tengamos un deseo por su gloria y podamos caminar en esa gloria mayor.

2da Reyes 2: 1 – 10 “Aconteció que cuando quiso Jehová alzar a Elías en un torbellino al cielo, Elías venía con Eliseo de Gilgal. Y dijo Elías a Eliseo: Quédate ahora aquí, porque Jehová me ha enviado a Bet-el. Y Eliseo dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Descendieron, pues, a Bet-el. Y saliendo a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Bet-el, le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? Y él dijo: Sí, yo lo sé; callad. Y Elías le volvió a decir: Eliseo, quédate aquí ahora, porque Jehová me ha enviado a Jericó. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Vinieron, pues, a Jericó. Y se acercaron a Eliseo los hijos de los profetas que estaban en Jericó, y le dijeron: ¿Sabes que Jehová te quitará hoy a tu señor de sobre ti? El respondió: Sí, yo lo sé; callad. Y Elías le dijo: Te ruego que te quedes aquí, porque Jehová me ha enviado al Jordán. Y él dijo: Vive Jehová, y vive tu alma, que no te dejaré. Fueron, pues, ambos. Y vinieron cincuenta varones de los hijos de los profetas, y se pararon delante a lo lejos; y ellos dos se pararon junto al Jordán. Tomando entonces Elías su manto, lo dobló, y golpeó las aguas, las cuales se apartaron a uno y a otro lado, y pasaron ambos por lo seco. Cuando habían pasado, Elías dijo a Eliseo: Pide lo que quieras que haga por ti, antes que yo sea quitado de ti. Y dijo Eliseo: Te ruego que una doble porción de tu espíritu sea sobre mí. Él le dijo: Cosa difícil has pedido. Si me vieres cuando fuere quitado de ti, te será hecho así; más si no, no.”

Dios va levantar hombres y mujeres con su visión para que engendren hijos con ese mismo propósito, para que lleven esa gloria hasta las últimas consecuencias. La gloria de Dios antes de cambiar a otro, lo va hacer con nosotros primero y nos hará ver la vida en otra perspectiva.

El nivel de gloria que viene no es para todo el mundo, es para toda mujer y hombre que saben que están mal y desean ser perfeccionados hasta las últimas consecuencias. Dios no nos va dar esa gloria por lástima, debemos tener y seguir los requerimientos que se necesitan para poder obtenerla. Limpiémonos de todo aspecto de pecado, y pecado que nos acedía y nos quiere sacar del propósito.

Hay que tener un revelación y conexión que debe haber entre el padre y el hijo. Para ver la gloria debemos ser obedientes hasta el final.

Hay que aguantar el proceso de restauración y plantarse en la obediencia. El deseo que todo aquel que dice ser hijo de Dios, debe ir más allá que cualquier cosa. Alcanzar la gloria de Dios no es fácil, se va a tener que renunciar y transformar por completo nuestra vida, y así ver lo que Dios ya ha dicho: “La gloria postrera será mayor que la primera”.

La respuesta a tu petición eres tú – Pastor Juan Bravo

Dios no tiene problemas con quien tú eres, no tiene problemas con tu pasado, a Él le importa lo que quiere hacer contigo. La respuesta a tu petición de ver la gloria de Dios, eres tú.

Usted y yo tenemos que aprender a ser humildes, a ser obedientes y a buscar esa Gloria. La humildad es como yo me presento ante mi Señor, pero cuando me enfrento a una situación tengo que enfrentarla en gloria.

El problema es que satanás puede afligirte a tal punto de que tú mismo seas la causa de que la gloria no se manifieste, pero Dios no se fija en tu pasado o los problemas, Él simplemente quiere usarte, porque su propósito es usarnos. Dios está esperando que tú seas el Jesús de tu momento, donde estás ahora. Lo que Dios quiere hacer lo hará, estemos dispuestos o no, pero él quiere que seamos como Jesús y aceptemos ese propósito como Él lo hizo.

Romanos 8:18 “Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.”

Esa gloria venidera que nos habla romanos, es la gloria de ahora, no necesariamente es la segunda venida, la tierra está gimiendo porque alguien haga algo para cambiar la situación en la que se encuentra y empezar a ver los cambios que trae esa gloria.

No dudemos de que la gloria no esté presente, por causa de los problemas y contradicciones bíblicas y pecados que sucedan en el mundo ahora, porque esta gloria está esperando a que nosotros mismos hagamos un cambio. Las cosas más importantes que puedan suceder en nuestra vida son las que pasan en secreto, dentro de nuestro cuarto de comunión; Dios quiere hacer historia con nosotros.

Transformados por la gloria de Jesús – Apóstol Nahum Rosario

2da Corintios 3:18 “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor”.

Este verso habla del momento cuando el pueblo de Israel no soportó los cambios que esa gloria demandaba, prefirieron mandar a Moisés y no enfrentarse a su propia suciedad. Si Moisés podía ver la Gloria de primera, ¿por qué ellos no podían ver la gloria segunda? Lo que veía el pueblo era el reflejo de lo que quedaba del destello de la gloria de Dios.

Dios quería transformar al pueblo de Israel, Dios no quería cavar las leyes en una piedra, Dios quería clavar las leyes en el corazón. Tuvo Dios que esperar a que Jesús se levantara de los muertos, pero Él quería mostrar su gloria desde Moisés.

2da Corintios 4:3 – 4 “Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.”.

El evangelio tiene que producir gloria, tiene que manifestar gloria. Permite que Dios te cambie a ti, no puedes pedir un cambio que tú no das. Satanás quiere cegar el entendimiento de los santos. ¿A qué le tiene miedo el dios de este siglo? Al entendimiento de la imagen de Dios, porque él no quiere que tú te parezcas a Dios. El evangelio de la imagen de Cristo. Hay esperanzas para aquellos que tenemos tinieblas en el corazón, debes exponerte a la luz para darte cuenta de las tinieblas de tu corazón.

2da Corintios 4: 5 – 6 “Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.”

Es en nuestros corazones donde resplandece la gloria de Dios. La manifestación de una gloria mayor es la que se da en ti, un cambio mayor, la gente va a correr a ti porque ve a Cristo en ti. Concéntrate en la gloria y vive una vida mirando lo que no se ve, moviéndonos en este mundo viendo a Jesús, viendo a ángeles.

2da Corintios 4:18 “no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.”

Esto es el secreto de ser transformado por la gloria de Dios.